"Los peronistas tienen una filosofía diferente"

Política

El diario «The Wall Street Journal» descalificó ayer al candidato oficialista a una banca de diputado y canciller Rafael Bielsa con una breve pero dura nota editorial. El periódico salió en defensa de su columnista Mary Anastasia O'Grady, quien fue criticada por el funcionario argentino por una nota del viernes pasado que señalaba la insinceridad -a juicio de ella- del gobierno argentino en su alineamiento con la lucha contra el terrorismo. Señalaba la columnista la actitud además de la Justicia argentina de no conceder la extradición a dos terroristas refugiados en el país. Consentir al país con el santuario. Bielsa había acusado a la periodista de profesar doctrinas neoliberales, frente a lo cual el diario recuerda medidas de gobiernos peronistas como el no pago de la deuda. Brindamos el texto completo del editorial del diario neoyorquino.

No todos los días uno de nuestros columnistas es atacado por escrito, y por su nombre, por un alto funcionario de un país importante. Pensamos, entonces, que nuestros lectores podrían querer saber que la editora de nuestra columna Friday Americas Mary Anastasia O'Grady recibió esa distinción del ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Rafael A. Bielsa, el sábado pasado.

En una nota que escribió en «La Nación», un influyente diario de Buenos Aires, Bielsa acusó a O'Grady de «neoliberalismo» que, en el contexto de su artículo, no intentaba ser un cumplido. El la vinculó con organizaciones subversivas tales como el American Enterprise Institute, el Cato Institute y otros que creen en lo que él llamó «el derecho a la propiedad.»

Y es verdad que la Sra. O'Grady admite libremente su agrado por el liberalismo clásico, presumiblemente el antepasado de « neoliberalismo.» Tal como lo definimos aquí, se trata de alguien que cree en el libre comercio, una limitada interferencia del Estado en los procesos del mercado, el cumplimiento de la ley por los funcionarios públicos y políticas económicas sólidamente basadas. Algunos de nuestros mejores amigos, por no mencionar a parte de los mejores gobernantes del mundo, son liberales clásicos.

Los gobernantes peronistas de la Argentina tienen claramente una filosofía diferente, a juzgar por su historia reciente de romper contratos, destruir tenencias en dólares a través la «pesificación», congelar los precios y rebajar los bonos argentinos a 34 centavos de dólar.

• Molestia

Pero lo que molestó al Sr. Bielsa fue una columna de O'Grady del 8 de julio, reproducida por «La Nación» el 12 de julio, que acusaba al gobierno argentino de ser blando con los terroristas. Ella citó dos ejemplos de fugitivos que encontraron refugio en ese país. La columna mencionó también que algunos miembros del actual gobierno fueron una vez integrantes del llamado grupo Montoneros, que emprendió una fracasada guerra de guerrillas contra el gobierno argentino en los años '70.

Esto no se ha negado, aunque Bielsa en su artículo reclamó que han sido los tribunales y no el gobierno quienes rechazaron hasta ahora extraditar a los fugitivos a España y a Chile. Eso sería un buen argumento si no fuera por el hecho, citado por O'Grady, de que el presidente Néstor Kirchner embaló a la Corte Suprema argentina al reemplazar sus jueces por sus favoritos, lo cual podría haber tenido algún efecto en la jurisprudencia argentina-.

O'Grady ha sido dura con el gobierno de Kirchner, aunque ella no es tan malvada como Bielsa imagina. El se queja de que cuando visitó el «Journal» en enero último, O'Grady no asistió al encuentro, pero que lo observó « varias veces de modo amenazante en la sala». El utilizó la palabra española « acechante» para describir ese momento, que puede traducirse al inglés como «amenazante», como lo haría un tigre echado esperando a su presa.

O'Grady puede parecer amenazante para Bielsa, pero para nosotros es una periodista que tiene interés en las necesidades de los argentinos comunes y quiere promover ideas que mejorarán su vida. Y, oh sí, ella estaba en otro lugar cuando Bielsa pensó que la veía asomarse en la reunión. Debe haber sido algún otro tigre del «Journal», o una tigresa si usted prefiere.

Dejá tu comentario