Lula pide rol para mediar en papeleras

Política

Montevideo (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, reiteró ayer que «no hubo acuerdo, ni pacto, ni absolutamente nada» con Néstor Kirchner en Chile, por el conflicto que mantienen ambos países debido a la instalación de dos plantas de celulosa en Fray Bentos.

En declaraciones a un programa de radio de Montevideo, reproducidas por el portal del diario uruguayo «El Observador», Vázquez ratificó que «no hubo ni acuerdo, ni pacto, ni absolutamente nada con el presidente Kirchner» en su encuentro en Santiago de Chile.

Desde Brasil, donde se reunió con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, reiteró que «no vamos a negociar» mientras se mantengan los cortes de ruta en Gualeguaychú y en Colón, y añadió: «Dialogar y negociar son cosas distintas, y este gobierno no va a detener la construcción de las obras».

«Las plantas en Uruguay se van a instalar»,
insistió el presidente uruguayo, «espero que sigan manteniendo el apoyo», aseveró.

Al ser consultado sobre una posible demanda ante la Justicia argentina, tal como había adelantado en declaraciones desde Caracas,
Vázquez dijo: «Veremos lo que podemos hacer desde el punto de vista del Derecho Internacional». «Tendremos que trabajar fuerte en lo que tiene que ver con el resarcimiento económico. Tenemos derecho a que se nos repare por los daños que se nos ha hecho», añadió el primer mandatario uruguayo.

Vázquez también criticó a los ambientalistas que mantienen los cortes de las rutas 135 y 136.
«¿Quién les dio el título de ambientalistasa estas personas? Los que cortan los puentes son piqueteros», puntualizó. «No se entiende por qué no se movilizan por las plantas que contaminan del otro lado del río», concluyó.

En Brasil, durante un breve discurso tras la cumbre bilateral, Lula hizo una discreta alusión al conflicto. El presidente sostuvo que el movimiento político de
Vázquez «siempre buscó unir crecimiento con equidad, avance económico con preservación del medio ambiente». «Eso me permite también confiar que eventuales diferencias entre países de la región pueden resolverse por el diálogo franco y por el entendimiento entre sus dirigentes», señaló.

Lula
expresó: «Puedo entender el sentido de urgencia del gobierno uruguayo en ver realizado todo el potencial de nuestro bloque regional».

• Conciencia

«Comparto con el presidente Tabaré el deseo de ver un Mercosur fuerte, coherente y participativo», añadió Lula.

Lula subrayó que
«Brasil tiene conciencia de sus responsabilidades en el seno del Mercosur. Como la mayor economía del bloque, estamos decididos a promover políticas concretas de distribución equilibrada de los beneficios resultantes de la integración regional».

«El Mercosur debe beneficiar a todos sus socios. Somos un bloque de países soberanos y nuestra gran virtud ha sido la de forjar una unión en que todos estén en pie de igualdad»,
insistió.

Dejá tu comentario