16 de noviembre 2007 - 00:00

Macri, obligado a negociar Policía con Aníbal Fernández

Aníbal Fernández
Aníbal Fernández
Mauricio Macri asumió como una provocación casi de índole personal la designación de Aníbal Fernández al frente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. En medio de una pelea con el gobierno nacional por lograr la plena autonomía porteña, el jefe de PRO deberá ahora acudir al actual titular de la cartera de Interior para negociar la creación de una fuerza policial porteña.

Ayer, con duras críticas, Fernández y el jefe de Gobierno porteño electo protagonizaron un nuevo cruce: «No es justo para los porteños que Aníbal Fernández, con su incompetencia, siga manejando la seguridad. El tenía la responsabilidad de la Policía Federal y realmente los resultados son increíbles», se lamentó Macri, quien indicó que «esperaba más cambios» del nuevo gobierno.

La respuesta de Fernández no tardó en llegar: «Es un vendedor de ilusiones, no le gusta laburar y nunca manejó la empresa de los padres porque no se lo permitieron».

En declaraciones radiales, el mandatario porteño le pidió a la presidente electa al menos un premio consuelo. Dijo que le daría «satisfacción» que la futura jefa de Estado nombrara a otro funcionario al frente de la cartera de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. «Si la decisión de la Nación (de no traspasar a la Ciudad parte de la Policía Federal) es irrevocable, al menos que nos dé una satisfacción de designar otro ministro en la cartera de Seguridad y Justicia; que nos dé una sensación distinta», reclamó.

Sin lograr despegarse de las metáforas futboleras, Macri pidió «un cambio general de políticas» que, aseguró, es lo que buscará transmitir el espacio que lidera. «Los campeonatos en la política son que la gente viva mejor. La gente percibe si vos tenés prácticas o estilos nuevos, y yo no veo que Kirchner sea lo nuevo de la política», se quejó.

  • Dureza

    Más tarde, Fernández salió a cruzarlo con dureza: «El va a tener que exhibir las estupideces que dice», remarcó el actual titular de la cartera política. «Este ministro tiene lomo para aguantar los dichos de Macri. Yo tengo para exhibir cosas, pero no lo hago porque tirarle estadísticas a quien está padeciendo un delito es jugar. Veremos qué hace él; yo no le tengo muchísima fe», chicaneó el funcionario.

    Macri aún quiere que le den el manejo de la Superintendencia de Seguridad -que maneja las 52 comisarías porteñas-, con los 900 millones de pesos que la financian con fondos de la coparticipación. Pero el gobierno le reclama a Macri que conforme una Policía propia, ya que no está dispuesta a financiar la seguridad de los porteños porque considera que sería una situación injusta para las provincias. Esta semana el jefe de Gobierno electo ya le advirtió a Cristina de Kirchner que instruyó a Jorge Vanossi para demandar al Estado ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación si no le liberan los fondos reclamados.

    Hoy Macri volverá a reunir en Puerto Madero al futuro gabinete porteño en pleno para ultimar los detalles de los primeros cien días de la gestión que comenzará el 10 de diciembre próximo.

    El encuentro será la segunda parte del «retiro» iniciado el miércoles último y tendrá como principales oradores a los futuros titulares de las áreas de Producción, Educación, Desarrollo Social y Cultura, además de las secretarías Legal y Técnica, General y de Comunicación.

    Frente a sus futuros compañeros de gabinete, los primeros en exponer sus propuestas serán Francisco Cabrera ( Producción), Mariano Narodowski (Educación), Esteban Bullrich (quien se hará cargo de Desarrollo Social hasta la finalización de la licencia de Eugenia Vidal) y Hernán Lombardi (Cultura). Los seguirán al frente de la exposición Pablo Clucellas ( Secretaría Legal y Técnica), Marcos Peña (Secretaría General) e Iván Pavlovsky (por la Secretaría de Comunicación, oficina que quedará a cargo de Gregorio Centurión).
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar