Madres de Plaza de Mayo celebraron 35 años y festejaron condenas a dictadores

Política

Las Madres de Plaza de Mayo, encabezadas por Hebe de Bonafini y Taty Almeida -en la Línea Fundadora-, conmemoraron hoy el 35 aniversario de su primera marcha en reclamo de sus hijos desaparecidos, con la celebración del "logro de los asesinos estén en prisión".

Así lo expresó Bonafini, al participar del festejo en el que se recordó el 30 de abril de 1977, cuando en plena dictadura militar, un grupo de madres se reunió por primera vez en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, para reclamar por sus hijos secuestrados y, desde entonces, todos los jueves repiten su demanda, ataviadas con el mítico pañuelo blanco en sus cabezas.

En aquél primer encuentro, catorce madres convocadas por Azucena Villaflor de Devincenti se reunieron y dieron origen al movimiento de derechos humanos más poderoso que enfrentó a la dictadura cívico-militar.

La inevitable referencia a la prisión que recibieron como condena la mayoría de los dictadores, incluido Jorge Rafael Videla, estuvo presente en las palabras de Bonafini.

"Este en realidad es un día de festejo para las Madres porque después de 35 años conseguimos que los asesinos estén en prisión. Es un logro de las Madres", afirmó la titular de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, de 83 años y quien tiene dos hijos desaparecidos.

"El 30 de abril es la fecha que quedó, pero en realidad empezamos antes, cuando Azucena (Villaflor, fundadora de Madres y desaparecida) hacía una cola en una iglesia para plantear la desaparición de su hijo y no obtuvo respuesta. Entonces dijimos basta y vamos a hacerle una carta a Videla. Primero nos sentamos en un banco de la Plaza y luego la policía nos echó y empezamos a caminar, y así empezaron las famosas rondas", sostuvo Bonafini.

Bonafini recordó que las Madres comenzaron a usar el pañuelo blanco en 1977 cuando asistieron a una tradicional caminata religiosa de unos 80 kilómetros hacia la Basílica de Luján, pero como muchas no se conocían entre ellas, para identificarse se colocaron en sus cabezas un pañal de gasa de sus hijos que aún conservaban.

En la actividad central organizada por la agrupación encabezada por Hebe de Bonafini, ese pañuelo fue entregado al vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, por su trabajo en favor de la educación y la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

La jornada incluyó un festival musical en la Plaza de Mayo, donde se instaló un gran cartel con la leyenda: "YPF vuelve a ser nuestra", en alusión a la decisión del gobierno de Cristina Kirchner de expropiar a la española Repsol, lo que será ratificado por el Congreso esta semana.

Más temprano, las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, que se diferencian de la conducción de Bonafini, también realizaron su festejo junto al Monumento a Manuel Belgrano.

En su discurso, Taty Almeida dijo que las Madres hicieron "lo que cualquier madre hace por un hijo".

"Ninguna madre decidió llevar un pañuelo blanco en la cabeza, ninguna decidió ser una madre de Plaza de Mayo, pero nos llevaron lo más preciado que tiene una mujer, que es un hijo", concluyó.

Dejá tu comentario