Obispos cierran el año enojados con el gobierno

Política

Néstor Kirchner promulgó un protocolo internacional que la Iglesia considera abortivo y le amargó las fiestas al Episcopado, que ayer comenzó la última reunión de la comisión permanente. Encabezados por Jorge Bergoglio, los religiosos lamentaron que el Presidente finalmente no haya vetado la ratificación del protocolo sobre discriminación de la mujer -CEDAW-, que el lunes apareció publicado en el Boletín Oficial como ley 26.171.

Además, los obispos realizarán un balance de fin de año y seguirán con atención el debate de hoy en la Cámara de Diputados por la Ley Federal de Educación. El Episcopado, junto con otros credos, había reclamado que se contemplara en el proyecto la « dimensión espiritual» de las personas y que se reconociera la importancia de los padres en la educación de sus hijos. Pero los diputados kirchneristas desoyeron todas las sugerencias eclesiásticas: todavía no cierran las heridas por el triunfo del obispo emérito de Puerto Iguazú, Joaquín Piña, quien frenó en Misiones la reelección indefinida del gobernador oficialistas Carlos Rovira.

También reiteraron su preocupación por la falta de diálogo entre los actores sociales, tal lo manifestaron en noviembre cuando reclamaron la búsqueda de consensos para solucionar los problemas que afectan al país.

El lunes, la cúpula del Episcopado visitó al presidente de la Corte Suprema de Justicia y la ronda de diálogo podría continuar el año próximo con los titulares de la Cámara de Diputados y de Senadores. Nadie se anima a arriesgar un encuentro Kirchner-Bergoglio en un año de tanto voltaje político -por lo electoral-como 2007.

Dejá tu comentario