Paga D'Elía el fracaso de su acto

Política

Una de los mayores consecuencias registradas en el gobierno, luego del fiasco de la concentración organizada por su funcionario Luis D'Elía frente al Obelisco, ha sido la desconfianza por el escaso resultado de la inversión depositada en ese acto. En rigor, es un tema recurrente en el peronismo, partido que se ha destacado -en ese tipo de celebraciones- por los desvíos de los fondos originales. En el caso de la penosa presentación última, al parecer, la mínima concurrencia demostró que se derramaron fondos en vano, y una de las evidencias fueron las numerosas hileras de colectivos y ómnibus contratados sin pasajeros ni voluntarios. Algunos ahora le endosan responsabilidad, por lo menos en la falta de organización, al propio D'Elía. Y ciertos cambios se avecinan: parece que el gobierno le ha concedido al diputado Carlos Kunkel, también participante y orador en el acto, la concentración de la responsabilidad para futuras organizaciones de ese tipo. Está claro que él, más que ninguno, habrá advertido anomalías y fallas -cuando no otros vicios-, de ahí que le entreguen ese coto administrativo a alguien con experiencia en la materia.

Dejá tu comentario