Papeleras: piqueduros copan la protesta en Capital

Política

El gobierno aplica el dejar hacer, dejar pasar también en el alzamiento de los vecinos de Entre Ríos que protestan legítimamente, aunque con métodos cuestionables, contra la instalación de la papelera contaminante en la frontera con el Uruguay. Sin sistema para enfrentar esa protesta, y sus consecuencias legales y diplomáticas para el país, la administración Kirchner paga costos cada vez más altos. Ahora es el copamiento de la manifestación ambientalista por los piqueteros del ala trotskista. Debió el gobierno aprender de fenómenos similares; sin ir más lejos, cómo el piqueterismo de extrema izquierda se adueñó en 2002 de aquel fenómeno que fueron los cacerolazos de sectores medios que se basó sobre las llamadas asambleas populares. ¿Cuánto iba a pasar hasta que el ideologismo extremo se adueñase de esas dignas banderas que les dan a los activistas una legitimidad que el país les ha negado? Aquellos piqueteros que se adueñaron de las asambleas populares hoy tienen impunidad -no van presos si asaltan comisarías-, manejan áreas de poder, cargos, prebendas y ostentan el modelo de que se consigue todo ejerciendo la fuerza con un gobierno débil y desorientado. Ayer, el señor Néstor Pitrola, líder del grupúsculo Polo Obrero, antiguo "ñoqui" en la Legislatura porteña en la banca de Jorge Altamira, acompañaba la negociación con oficiales de Prefectura de la protesta de mañana. ¿Se animará ahora el gobierno a reprimir a estos piqueteros? Acaso es lo que estuvo esperando para reponer la ley en el caso: la politización extrema de la queja. Por no actuar, hasta ahora, el gobierno sólo ganó otro problema.

Con la presencia de ambientalistas entrerrianos sólo en carácter de «adhesión», piqueteros duros (como el Polo Obrero y el Movimiento Teresa Vive, aunque no la CCC) y asambleas vecinales y ambientales porteñas y bonaerenses coparán la concentración que se realizará mañana frente a la terminal de Buquebús, en la Ciudad de Buenos Aires, en repudio a la instalación de la papelera Botnia en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

Ayer, enviados de la Asamblea Popular de San Telmo, de la CONADU y de la Asamblea de Vecinos en Defensa de Vicente López se reunieron con autoridades de la Prefectura para « oficializarles» la protesta. Néstor Pitrola, del Polo Obrero, debió conformarse sólo con la foto posterior, ante los medios.

En pleno recambio turístico de quincena, los organizadores pregonan que la medida no contempla bloqueos a la salida de ferries hacia el vecino país, aunque admiten que pueden provocarse «algunas demoras» en el flujo habitual de la zona, en función de cuán masiva sea la convocatoria.

Además, aseguran que el desembarco «será pacífico, sin palos ni encapuchados, ni tampoco acciones violentas, como el uso de huevos podridos», y que desplegarán un diagrama de «vigilancia» propio para asegurar que no haya incidentes.

En el lugar, la Prefectura Naval activó en los últimos días un esquema especial de seguridad que, según fuentes de la empresa Buquebús, no sería, en principio, reforzado mañana.

  • Contactos

    Esa fuerza tiene orden de detener a los manifestantes que pretendan entorpecer la circulación de la zona, mientras el juez federal de turno, Julián Ercolini, intervendrá para garantizar el libre tránsito por el Río de la Plata y la partida de barcos, en caso de producirse incidentes.

    El magistrado ya mantuvo contactos con autoridades de Prefectura para establecer mecanismos que garanticen el libre acceso a las instalaciones de Buquebús, en la zona porteña de Puerto Madero. Según datos que maneja la Justicia, para este fin de semana se prevé un tránsito de unos 40 mil pasajeros que irán o volverán de Uruguay por barco.

    En los tribunales del barrio porteño de Retiro no se descarta que «algún grupo aislado genere una situación conflictiva», ante la que debería intervenir la Justicia Federal.

    Según fuentes de la Asamblea Popular de San Telmo, el Polo Obrero y el Movimiento Teresa Vive (sobre todo el primero) movilizarían cerca de 800 personas, mientras las asambleas vecinales y otras organizaciones (incluidas la CTA, FUBA y CONADU, entre otras) aportarían al menos 500 manifestantes.

    A esta postal deberá sumarse la presencia de quienes espontáneamentedecidan sumarse a la causaantipastera, para lo cual ayer fueron impresos 10 mil afiches que pregonan la convocatoria (ver facsímil). «Estimamos que irán entre 2 mil y 3 mil personas», aseguraron ayer fuentes del Polo Obrero.

    Sugestivamente, la combativa Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, en cambio, enviará sólo una pequeña delegación, que no superaría las cinco personas, a modo de «adhesión». Ayer, fuentes de esa ciudad tildaron a la concentración de « positiva» e insistieron en la imposibilidad de «distraer» tropa propia, abocada a plasmar en la realidad el ventilado triple corte simultáneo de los puentes que conectan a Entre Ríos con Uruguay, previstos para ese mismo día.

    Sin embargo, por lo bajo algunos ambientalistas admitieron que las asambleas vecinales y los grupos piqueteros «adelantaron los tiempos» y anticiparon una protesta en Buquebús que más adelante, desde la ciudad entrerriana, no descartan repetir, aunque en esa oportunidad « organizada por ellos».

    Subyace también, aunque no lo admiten en público, el temor de que se desate algún tipo de disturbio que desvirtúe la protesta de los entrerrianos.

    En la protesta del viernes no habrá presencia masiva de la CCC, según lo aseguró ayer a este diario Juan Carlos Alderete, en una decisión que exhala aroma a interna piquetera. «Ni organizamos ni adherimos; nos llamaron recién ayer, pero nosotros sólo nos sumamos a decisiones orgánicas de la Asamblea de Gualeguaychú, de la que participamos hace tiempo», marcó terreno.

    «La medida será pacífica, respetando los mismos códigos que tenemos en Gualeguaychú, y no habrá huevos podridos ni nada por el estilo», aseguró, por su parte, el ambientalista Daniel Pérez Molemberg, quien asistirá a la concentración.

    Las organizaciones convocantes se concentrarán mañana a partir de las 11.30 frente al Correo Central, para marchar a la terminal de la empresa Buquebús a las 12. El acto se iniciaría cerca de las 12.30, en la zona del ferrocarril, y contará con discursos de ambientalistas de Entre Ríos y de González Catán (cortarán ese día una ruta por el manejo de la basura). En paralelo, y tal como lo adelantó ya este diario, avanza en Entre Ríos la estrategia que apunta a cortar los tres puentes fronterizos en forma simultánea el próximo viernes, desde las 19 y al menos durante «tres o cuatro horas», con el envío, a tal fin, en combis, de vecinos de Gualeguaychú a las ciudades de Colón y Paysandú. Mientras el bloque al puente Gualeguaychú-Fray Bentos es permanente desde el pasado 20 de noviembre, la intención es potenciar los piquetes hoy intermitentes en el paso Colón-Paysandú -intentarán llevarlo a «indeterminado»- y activar un corte en el hoy liberado paso de Concordia-Salto.
  • Dejá tu comentario