Para la UCR, ya es el fin del kirchnerismo

Política

El radicalismo comenzó ayer un seminario en Villa Carlos Paz para definir el futuro de esa fuerza, las posibles alianzas para 2009 que luego convalidará la Convención Nacional y el rol que tendrá la conducción partidaria de aquí en más. El encuentro, bajo el nombre «Fortalecer la política para consolidar la democracia», arrancó con críticas al gobierno para marcar terreno a nivel nacional.

«Al matrimonio presidencial la realidad le choca la cara y no la ven. Ahora, apenas a cinco meses de iniciar el gobierno, más de doble comando, hay comando externo», dijo el jujeño Gerardo Morales en la apertura y aportó leña a las críticas de los gobernadores por el reparto de fondos: «Las retenciones, el impuesto al cheque, los anticipos a cuenta del Impuesto a las Ganancias deben ser coparticipados entre las provincias».

La tesis sobre la que comenzaron a discutir unos 500 dirigentes de todo el país se basa en la idea de un final de la era kirchnerista.

Por eso los primeros debates analizaron «de qué manera la UCR se reconstruye frente al principio del fin del kirchnerismo y su modelo autoritario y populista», según explicó el propio Morales.

«Si bien integramos el foro por la reforma política junto con los representantes de otras fuerzas que no integran el gobierno, desde el radicalismo entendemos que primero debemos fortalecernos, estrechar el vínculo con la gente, llevar adelante acciones y gestionar la política con transparencia y recuperar la confianza con la sociedad», se dijo en el inicio, para diferenciar ese encuentro.

Después comenzaron a pasar revista a cada una de las concesiones que el Congreso y la oposición terminaron cediéndoles a los Kirchner como la «ley de superpoderes» y la modificacióndel Consejo de la Magistratura bajo el título de «El kirchnerismo busca poner en riesgo el sistema de poderes anulando los contrapesos».

  • Críticas

    Como sucedió en el encuentro que también en Córdoba habían convocado el radical Mario Negri y el ex intendente Luis Juez, la convocatoria tuvo críticas a la distribución de subsidios en todo el país y la necesidad de votar una nueva Ley de Coparticipación Federal.

    El estrado, esta vez, mostró una total armonía. Junto con Morales, presidieron el primer día de deliberaciones -el encuentro continuará hoy y mañana- el intendente local, Carlos Felpetto; el presidente de la UCR de Córdoba, Mario Negri; el titular de la Convención Nacional, Adolfo Stubrin; y el secretario del Foro de intendentes radicales cordobeses, Carlos Jiménez.

    Tanto Negri como los intendentes cordobeses fueron los más complicados en las últimas elecciones. Si bien ése fue el único distrito donde ganó la fórmula Roberto Lavagna-Morales, muchos de los alcaldes radicales se movieron entre el miedo a la ira de los Kirchner por no acoplarse a la Concertación K, con el consiguiente retaceo de fondos, y las presiones internas del radicalismo, que nunca terminó de digerir el haber llevado a Lavagna como candidato a presidente.
  • Dejá tu comentario