PJ: irrumpe Kirchner para frenar duelo de caudillos

Política

Néstor Kirchner bajó la orden de desactivar los cruces entre caudillos del conurbano. Salomónico, el ex presidente medió para apagar los chispazos y evitar que un entrevero seccional derive en movimientos críticos o, peor aún, en fugas hacia el PJ anti-K.

Por varias vías, el patagónico deslizó el mensaje « cálmense muchachos». Dos ministros, Sergio Massa y Florencio Randazzo, y el vice gobernador Alberto Balestrini fueron los encargados de transmitir la indicación de sacarles pólvora a sus duelos personales.

Así y todo, la efectividad última y concreta de la orden del jefe del PJ se palpará durante el fin de semana, en el tramo definitivo de las negociaciones previas a la hechura de las boletas partidarias que deberán presentarse antes de la medianoche del lunes. Detalle: hacedor del cronograma, el apoderado Jorge Landau, dispuso para un lunes -el 27- el día de presentación de listas y no, como era habitual, un viernes. De ese modo, los punteros se encargarán sábado y domingo para las cuitas partidarias.

El lunes, este diario detalló el clima belicoso que estalló en las dos secciones del conurbano, la Primera -zona oeste y norte-y la Tercera -zona sur-, entre cofradías de intendentes. Viejas riñas brotaron en la discusión por el cierre de listas.

En la Primera, por caso, el grupo General Sarmiento, que capitanea Mario Ishii, desafía la jefatura histórica de Hugo Curto que, en las últimas horas, volvió a cerrar filas con Raúl Othacehé y Alberto Descalzo, éste del grupo FAM que comanda Julio Pereyra.

  • Cinco grandes

    En la Tercera, el cruce es entre Los Cinco Grandes que ordena Baldomero «Cacho» Alvarez y el eje FAM que maneja Pereyra, quien tiene como ladero a Juan José Mussi (Berazategui). Un universo aparte en la galaxia del conurbano es La Matanza, alambrada por Balestrini.

    El vicegobernador, y postulado jefe del PJ, es uno de los dirigentes que pisa todas las costas para incentivar una tregua. Balestrini desliza un comentario con aroma a amenaza: «Muchachos: si ustedes no se ponen de acuerdo, la lista la dibuja Néstor».

    La premisa de Kirchner es evitar combates en las secciones o, si el cierre es muy trabajoso,que la nómina de heridosconforme una guía para que Eduardo Duhalde, vía Francisco de Narváez o vía Felipe Solá, engorde el campamento de peronistas anti-K.

    El borrador sobre la Primeraque rondaba hasta el lunes sufrió un retoque: Osvaldo Amieiro perdió posiciones y en su lugar entraría Ishii a compartir boleta con Raúl Othacehé, Descalzo y, quizá, Mariano West. ¿La dama? Se prueba la falda Cristina Alvarez Rodríguez.

    ¿Y Curto? Como siempre, el cacique de Tres de Febrero entrará como metalúrgico por la Rama Sindical -que digitará Kirchner-: en definitiva sigue operando en la UOM, tiene allí a Raúl Torres, su alter ego, y hasta sigue afiliado a la obra social a ese gremio.

  • Distritos

    El interés por evitar pujas seccionales no contagió a Kirchner a nivel municipal. En ese plano, el ex presidente liberó la zona y dejó jugar. En la gran mayoría, sobre todo donde hay jefes claros, a nadie se le ocurre presentar una boleta opositora al intendente.

    Hay excepciones. Una, por ahora la más áspera, es San Miguel, donde se miden Joaquín de la Torre y Franco La Porta, socios hasta julio pasado -éste fue artífice de la proclamación del alcaldeduelo que podría permitir se filtre, por el medio, Aldo Rico.

    El ex carapintada fue un firme detractor de los Kirchner pero, en el último tiempo, se había corrido de la escena para darle juego propio a su hija, Manola, diputada nacional, que fue recibida en el kirchnerismo gracias al patrocinio de Carlos Kunkel.

    Así y todo, aunque se trata de una batalla local, a Rico se lo sigue vinculando a Duhalde mientras que los otros dos referentes, peleados entre sí, forman parte del dispositivo K.

    Otro territorio en el que se torean kirchneristas es San Isidro, donde postulan a Santiago Montoya para jefe del PJ, cargo que quería para sí Sebastián Galmarini, hijo del «Pato» -que está con Duhalde-y cuñado del jefe de Gabinete, Sergio Massa, que impulsa al recaudador.

    En Quilmes puede haber, también, duelo entre K: el jefe comunal Francisco «Barba» Gutiérrez y el ministro Aníbal Fernández que, sin embargo, no jugaría en persona sino que, llegado el caso, mandaría a uno de sus soldados. Los anti-K no juegan: Sergio «Chino» Villordo saltó hacia el duhaldismo.

    En Lomas, las capital de las internas peronistas, Jorge Rossi parece haber logrado la magia de evitar una primaria: todo depende de si surge, del más acá, una oferta para Osvaldo Mércuri. Lo demás asume la jefatura de Rossi o, directamente, no juegan.

    Menos revelante, en Vicente López, Martín Cosentino -auspiciado por Scioli, Alberto Pérez y Guido Lorenzinodeberá hacerse amigo de los sindicalistasdel SUTERH de Víctor Santa María que quieren jugar en la disputa local.

    Fuera de esos duelos interkirchneristas habrá territorios de más emoción y más suspenso político: en San Martín, por caso, se enfrentará un grupo ligado a Duhalde, comandado por Graciela Camaño y Carlos Brown, y otro con referencia en el planeta K, donde están Gabriel Katopodis y Alejandro Battaglia.

    Otro distrito donde habrá cruces entre sectores K y duhaldistas. En Morón, de la mano de Luis Barrionuevo, el gastronómico Domingo Bruno, se enfrentará a una boleta oficial, sobre la que trabajó Juan Zabaleta, y que tendría como candidato al diputado Héctor Porto Lema.

    Se esperan, además, combates en Presidente Perón -tierra que alguna vez dominó el matrimonio Oscar Rodríguez-Mabel Müller y que ahora controla Aníbal Regueiro, y en San Vicente, donde mandaron los Arcuri, Antonio y Brígida, y ahora está manejado por Daniel Di Sabatino.
  • Dejá tu comentario