7 de mayo 2007 - 00:00

PJ: pedirán que autoricen neolemas como en 2003

El peronismo anti-K reclamará ante la Justicia electoral que, por la intervención que pesa sobre el PJ nacional hace dos años, se habilite que en las presidenciales del 28 de octubre próximo participe más de un candidato « peronista», tal como ocurrió en 2003.

Por entonces, pergeñado por Eduardo Duhalde, el PJ postuló tres boletas distintas: una encabezada por Carlos Menem, otra, por Néstor Kirchner, y la tercera, por Adolfo Rodríguez Saá. Fue un ardid del bonaerense para gambetear las internas que reclamaba el riojano.

El mecanismo se llamó neolemas: lo patentó Duhalde -el «dibujo» legal lo hizo Jorge Landau-, pero su inventor ignorado fue el operador Angel Torres, que se lo mentó a Juan Carlos Romero y éste al entonces presidente. El atajo fue clave para que Kirchner sea presidente.

Entre hoy y mañana, al despacho de la jueza federal con competencia electoral, María Servini de Cubría, llegará un planteo para emular aquel método. La propuesta la motoriza Ramón Puerta, a través de su apoderado, Aníbal «Toti» Leguizamón.

El propósito es uno solo, pero con dos derivaciones:

  • Para que al igual que en 2003 no haya ningún candidato con el sello del PJ o que más de uno pueda usar la simbología partidaria. Por entonces, el Congreso partidario estaba dividido entre Menem y Duhalde, y el PJ era un ring entre dos viejos enemigos. Por temor a una derrota que facilite el retorno de Menem, Duhalde resistió las primarias para elegir un candidato presidencial del peronismo y en el Congreso de Lanús instauró el método de los neolemas: el PJ como tal -la histórica Lista 2, el sello, las imágenes de Perón y Evita-no participaría, pero se habilitaba más de una boleta peronista. Como se sabe, hubo tres.

  • Ahora se recurrirá a Servini, de quien depende el interventor Ramón Ruiz, para que autorice varios candidatos que, en caso de participar por fuera del PJ, no estén a tiro de sanción en el futuro. La carta orgánica partidaria prevé castigos para los afiliados que compiten en elecciones con sellos que no sean los del PJ. Es una maniobra preventiva para evitar que, en el futuro, desde el partido se avance con desafiliaciones masivas de quienes se presentaron en boletas opositoras al gobierno.

  • Todos o nadie

    El escrito que presentará Puerta, que sintoniza con su pretensión de competir en la presidencial como un «candidato puro del peronismo» -clásico, el jueves inauguróuna unidad básica en Ituzaingó-, es otra avanzada sobre Servini tras la embestida de Rodríguez Saá.

    En el último tiempo, tanto Puerta como Rodríguez Saá reclamaron la normalización del PJ que, recién luego de una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), avanzó un escalón: el interventor Ruiz fijó un cronograma que luego quedó en suspenso.

    Sin plazo para normalizar el partido ni para convocar a internas donde se elija al candidato presidencial del PJ, Puerta -en sintonía con Rodríguez Saá y los grupos disidentes que se amontonan en Peronismo de Pie (PdP)- pedirá que se calque el modelo de neolemas.

    De ese modo, los anti-K pretenden bloquear una maniobra que diseña el peronismo leal a Kirchner: armar a las apuradas un congreso que por aclamación disponga la integración del PJ al Frente para la Victoria (FpV) y delegue en éste el armado de las listas.

    Traducido: con eso, según la mirada de Puerta, el PJ se convertirá en un apéndice del FpV y, por extensión, de la Casa Rosada.

    En esa línea, la demanda será pretenciosa: además de enfocar al PJ nacional, a Servini le pedirán que el modelo se contagie a los PJ provinciales intervenidos.

    P. I.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar