Vandalizaron placas en homenaje a víctimas del Bombardeo a Plaza de Mayo de 1955

Política

Habían sido sido colocadas el 16 de junio pasado, en un multitudinario acto en Plaza de Mayo del que participó el presidente Alberto Fernández.

En un nuevo acto de odio y de violencia política vandalizaron y atacaron las placas colocadas en las inmediaciones del Ministerio de Economía de la Nación el 16 de junio pasado en homenaje a las víctimas del Bombardeo a Plaza de Mayo de 1955.

Estas dos placas habían sido colocadas en un multitudinario acto en Plaza de Mayo del que participó el presidente Alberto Fernández, organizado por el legislador porteño Alejandro Amor, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la Comisión por la Memoria, el Sindicato de Dragados y Balizamiento y familiares de las víctimas del bombardeo. También participaron el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, y los dirigentes sindicales Pablo Moyano y Juan Carlos Schmid.

Placa Bombardero 1955 Plaza de Mayo Acto 2.jpg

En la Legislatura porteña, el diputado Amor ya presentó un pedido de declaración de repudio por este ataque a la memoria y a los derechos humanos. “Vemos con profunda preocupación la escalada de violencia. Creemos fielmente que el diálogo y el debate siguen siendo los caminos de construcción de la sociedad democrática que tanto costó restituir”, manifestó el legislador en el repudio presentado que espera ser aprobado en el recinto en los próximos días y acompañado por todas las fuerzas políticas.

Placa Bombardero 1955 Plaza de Mayo.jpg

Fue en el acto de colocación que Alberto Fernández coincidió con la propuesta de Amor de declarar al 16 de junio como día de duelo nacional: “Sería muy merecido que así sea”, aseguró, y luego agregó que aquel trágico día “empezó la violencia política expresada desde el Estado”.

Placa Bombardero 1955 Plaza de Mayo Acto 1.jpg

Vale recordar que como consecuencia de los bombardeos a la Plaza de Mayo de 1955 murieron más de 350 personas y más de 1000 resultaron heridas, todas ellas, víctimas civiles, desarmadas e inocentes. La primera bomba cayó en la casa de Gobierno con la intención de matar al Presidente Juan Domingo Perón. Luego, los aviones de la Marina descargaron bombas en la CGT, el Ministerio de Guerra, el departamento de policía, el ex palacio Unzué (hoy la Biblioteca Nacional) y las calles de los alrededores en un ataque que duró más de tres horas.

Dejá tu comentario