Poco entusiasmo de los porteños en ballottage sólo para cumplir

Política

El frío y la indiferencia les restaron concurrencia a las urnas en la elección porteña de ayer. Era una votación con final anunciado que conmovió más a los militantes y los aparatos que a los vecinos que prefirieron, además, resguardarse del frío en una de las jornadas de temperatura más baja del año. Los curiosos y movileros rodearon a los funcionarios y dirigentes más conocidos, pero esta vez no hubo agresiones como en la primera vuelta. Se repitió el desconcierto de los votantes en la localización de las mesas en los padrones, colgados de las paredes como en el siglo pasado. Para la próxima, prometen voto electrónico...

Dejá tu comentario