Quince gobernadores, casi no los mencionó

Política

Con las significativas ausencias del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y los salientes José Manuel de la Sota y Jorge Sobisch, una quincena de mandatarios rodeó al matrimonio presidencial en el recinto del Congreso nacional, en el acto que proclamó presidente a Cristina de Kirchner.

Jorge Capitanich ( Chaco), Mario Das Neves ( Chubut), Juan Schiaretti ( Córdoba), Hermes Binner ( Santa Fe), Daniel Scioli (Buenos Aires), Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Celso Jaque (Mendoza), Eduardo Brizuela del Moral ( Catamarca), Juan Manuel Urtubey (Salta), Daniel Peralta ( Santa Cruz), José Luis Gioja (San Juan), Gildo Insfrán (Formosa) y Maurice Closs (Misiones) fueron algunos de los gobernadores que recalaron en Buenos Aires como signo de acompañamiento a la nueva gestión. Incluso, varios de ellos alteraron el día y el horario de sus juras para poder asistir al Congreso ayer. Es el caso de Brizuela del Moral, Peralta, Das Neves, Urtubey, Closs, Schiaretti y Capitanich, que entre el sábado y ayer por la mañana desplegaron sus actos.

  • Gesto

    Asimismo, estuvieron presentes también mandatarios salientes afines a los Kirchner como Felipe Solá, Jorge Obeid y Jorge Busti. Este último reconoció como «un gesto muy importante que Cristina haya tocado el tema de las pasteras, dirigiéndose públicamente a (Tabaré) Vázquez».

    Los caciques provinciales se ubicaron rodeando el escritorio principal del recinto. Sin embargo, a pesar del privilegiode la cercanía física, la Presidente hizo una mínima referencia a ellos. Sólo aparecieron en su discurso cuando se refirió al aporte que realizó el gobierno saliente en obras de infraestructura. «Si no, pregúntenles a los gobernadores», dijo. Precisamente esa es la metodología criticada por la oposición, que la consideró una manera de comprar voluntades, sumar poder y estructura política a lo largo del país. Quizá por eso la ex senadora rápidamente agregó que los mandatarios que son afines al matrimonio presidencial lo son «porque creyeron en un proyecto» y no porque «necesiten» esa compañía.

  • Búsqueda

    También dedicó unas palabras a la iniciativa kirchnerista de la concertación plural: «Acá están todos los partidos políticos. No estamos tomando en cuenta el partido al que pertenecen. Incluso el vicepresidente (Julio Cobos) no es de nuestro partido», indicó. La unión con el ex gobernador mendocino es la expresión de la cooptación de los radicales que inició la división del centenario partido.

    Por otra parte, Cristina de Kirchner replicó a los gobernadores e intendentes: «No nos votan para que nos peleemos entre nosotros, sino para que trabajemos juntos», dijo en busca de nuevos acuerdos para su gestión.

    En tanto, Alperovich, acompañado por su esposa -la diputada nacional Beatriz Rojkés-, aseveró que «la asunción de Cristina Fernández de Kirchner como presidente de los argentinos implica, más allá de la particularidad de género, la refundación del proyecto nacional de desarrollo y acumulación con inclusión social, el cual no sólo compartimos, sino que aplicamos con sólidos avances en la provincia de Tucumán».

    Por su parte, el gobernador electo Hermes Binner -que asumirá hoy en Santa Fe-, llegó sobre las 15 de ayer al Congreso, con una sonrisa, pero sin hacer declaraciones. Se ubicó junto a Fabiana Ríos (ARI) y se retiraron juntos hacia la Casa de Gobierno para presenciar la jura de ministros. La afinidad del socialismo con el ARI quedó plasmada en esa dupla.

    En tanto, el ex gobernador salteño y senador nacional Juan Carlos Romero señaló: «Me parece muy positivo que la Presidente haya pronunciado un discurso conceptual, que haya propuesto ideas. Esto es poco frecuente en la Argentina, donde lo habitual es escuchar enumeraciones de obras o planteos personalizados, para destacarse uno o para atacar y agraviar», analizó.
  • Dejá tu comentario