Reclamo para interpelar a Macri frustró sesión

Política

No tiene suerte Mauricio Macri con los tiempos. Desde que asumió espera la sanción de una ley que le permita construir más subtes tomando un crédito externo y ayer, por segunda vez, la oposición le retrasa la iniciativa por peleas políticas.

El disparador, en esta ocasión, fue la postergación de la elección de comuneros, que al unísono los bloques no oficialistas le reclaman al jefe de Gobierno.

Un fuerte entredicho entre macristas y carriosistas, se generó ante un pedido de interpelación a Macri, al punto que la oposición terminó abandonando el recinto. A pesar de los intentos del oficialismo por reanudar el debate, no hubo bloque que lo acompañara y otra vez quedó sin tratar la llamada ley de subtes.

Es cierto que la iniciativa llega mutilada al recinto, ya que la oposición le vetó a Macri la posibilidad de cambiar el recorrido, programado por otra norma sancionada hace cuatro años. Pero, el jefe de Gobierno busca además la aprobación para poder subsidiar al transporte, además de obtener endeudamiento para acelerar la construcción de líneas nuevas de subterráneos.

Enrique Olivera, de la Coalición Cívica, fue uno de los diputados que insistió con requerir la presencia de Macri y de su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, en el recinto para que expliquen por qué no se votaba este año por las juntas comunales. El legislador solicitó incluir sobre tablas el pedido de concurrencia del jefe porteño, pero sin el macrismo no había votos para la aprobación.

  • Exageración

    La sesión la presidía el macrista Diego Santilli y casi en soledad el titular de la bancada PRO, Oscar Moscariello, repelía los embates, como el del exagerado Martín Hourest que habló de «usurpación del poder». Olivera arremetía con que Macri «lo que niega es la democracia participativa que es el eje central de la Constitución». Todo lo observaban grupos de vecinos que integran una comisión de seguimiento de la descentralización porteña que, a los ojos del macrismo «eran militantes». Hasta que el reclamo por la concurrencia de Macri se hizo insoportable para un Santilli que se vio obligado a pasar a un cuarto intermedio que nunca se retomó. Hasta el kirchnerismo, que llegó tarde, distraído en una comida con Alberto Fernández (ver nota aparte), se había plegado al reclamo de la Coalición Cívica, las bancadas independientes, la izquierda y el bloque de Aníbal Ibarra.

    De ese modo, la ley de subtes se convirtió otra vez en una pieza para mortificar a Macri. La semana anterior, declaraciones de macristas contra el titular de la bancada Frente para la Victoria, Diego Kravetz, provocaron la ira de los kirchneristas que se negaron a tratar la norma.

    Ayer mismo, los legisladores opositores, junto a vecinos reclamaron a Macri, que convoque para el 10 de agosto la elección de autoridades comunales, tal como dice una ley porteña.

    El kirchnerista, Sebastián Gramajo, indicó que «habría que pedir al jefe de Gobierno que defina claramente si quiere realmente una postergación o la eliminación de la elección». De la Coalición, Sergio Abrevaya, recordó que el lunes próximo vence el plazo para la convocatoria a la elección, «así que el jefe de Gobierno tiene tres días para reflexionar y cambiar la actitud», opinó. En esa presentación también estuvieron los legisladores, Liliana Parada, el socialista Raúl Puy, y el diputado nacional Claudio Lozano.
  • Dejá tu comentario