Senado: giros del FMI tendrán que ser asignados sólo para pandemia; mensaje directo a Guzmán

Política

Lo que se reciba deberá ser destinado a "salud, reducción de la pobreza, educación, vivienda, generación de trabajo" y "no al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París".

La comisión de Presupuesto del Senado blindó ayer un mensaje del cristinismo hacia el ministro de Economía, Martín Guzmán. Durante la tarde de ayer, el Frente de Todos firmó el dictamen del proyecto de Oscar Parrilli que “sugiere”, de manera amable, que el uso de los Derechos Especiales de Giro del FMI sean destinados a “salud, reducción de la pobreza, educación, vivienda, generación de trabajo” para combatir las consecuencias de la pandemia del coronavirus, y “no a al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París”.

“Muchos hablan del equilibrio fiscal y comercial y pocos hablan de garantizar el equilibrio social. Lo que planteamos es que esta medida del FMI -Derechos Especiales de Giro cercanos a los u$s4.350 millones para la Argentina-, que es positiva, no se transforme en algo negativo para nosotros”, señaló Parrilli.

En los fundamentos del texto, el legislador neuquino detalló que “el número dos del Fondo Monetario -Geoffrey Okamoto- aclaró que los DEG son para ‘adecuación de reservas, no para suplantar tramos de programas o préstamos del FMI que apoyan programas de reforma estructurales en los países’”.

Parrilli y otros legisladores kirchneristas -como el jefe de la propia bancada, José Mayans- también advirtieron: “Se han manifestado algunas voces en la Argentina que indican que el Gobierno Nacional debería analizar la posibilidad de destinar la parte que le corresponde de esta nueva emisión de DEG para el pago de los vencimientos que la Argentina tiene con el FMI y con el Club de París, en concepto de capital e intereses y con vencimiento en el corriente año”.

Sobre este punto, dejaron claro que dicha decisión “configuraría un grave error económico, social y político y no se cumpliría con el principal objetivo que dicen tener dichos fondos, ya que a través del pago de deuda el dinero volvería a los países ricos, aumentando la desigualdad e inequidad”.

Durante la reunión de ayer, Parrilli criticó las reglas del FMI a Egipto y Ecuador sobre suba de tarifas y baja de salarios públicos, respectivamente, para renegociar deudas con el organismo. Luego, mencionó que los pueblos están “al límite del agotamiento.

Por su parte, desde Juntos por el Cambio, Víctor Zimmerman consultó si la iniciativa de declaración -no es de ley- “no podría llegar a entorpecer negociación” con el FMI, y si Guzmán “está de acuerdo con pronunciamiento”. No recibió respuesta. En tanto, el también radical Julio Martínez dijo: “Este proyecto es totalmente innecesario y no está destinado al FMI, sino al ministro Guzmán. Algo que se palpa en el ambiente de la política es que se necesita marcarle la cancha al ministro sobre lo que hay que hacer con estos recursos”.

La iniciativa en cuestión es un paso más de la estrategia de control legislativo para el corto, mediano y largo plazo. Meses atrás, Diputados y el Senado sancionaron una norma que impone que el Presupuesto que el Ejecutivo envíe al Congreso como plan de gastos anual “deberá prever un porcentaje máximo para la emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras respecto del monto total de las emisiones de títulos públicos autorizadas para ese ejercicio”.

Además, el articulado establece no sólo que “toda emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras que supere dicho porcentaje requerirá de una ley especial” del Congreso, sino que el mismo camino tendrá que adoptar “todo programa de financiamiento u operación de crédito público realizados con el FMI, así como también cualquier ampliación de los montos de esos programas u operaciones”.

Récord

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sigue sin aparecer desde hace meses en el Congreso para dar informes de gestión. Sin embargo, en las últimas horas dio a conocer que desde el Senado le enviaron 1160 preguntas -“el mayor número de consultas en la historia”, deslizaron desde su entorno- en la previa de una eventual visita a la Cámara alta. Allí y en Diputados se dejó de sesionar desde hace varias semanas.

Multa por incumplir DNU

Diputados radicales solicitaron que Alberto Fernández; la titular del Senado, Cristina de Kirchner; y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, paguen “las multas que ellos mismos aplican a los bonaerenses por incumplimiento de cuidado y para lo cual creó recientemente el Fondo Municipal por infracciones a la normativa Covid-19”.

Los legisladores opositores apuntaron a la participación de los tres funcionarios en el abultado acto oficialista realizado anteayer en Ensenada.

Dejá tu comentario