Sanidad: apuran aumento a prepagas para destrabar paro

Política

El ministro Moroni encabeza las gestiones para un ajuste en las cuotas de las prepagas y de los valores del PAMI para financiar el incremento salarial.

El Gobierno prepara un aumento de las cuotas de la medicina privada para destrabar la paritaria del gremio de Sanidad y evitar un paro inminente convocado para este viernes. El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y el superintendente de Salud, Daniel López, evalúan un cronograma de subas para dotar a las prepagas del financiamiento suficiente como para afrontar un ajuste salarial del personal de clínicas y sanatorios, cuyo sindicato reclama entre 43 y 45 por ciento.

El conflicto precipitó una discusión que la administración de Alberto Fernández y las empresas del sector mantenían en mesas de negociación y también en la Justicia, que falló a favor de la necesidad de habilitar incrementos en las cuotas. Como adelantó este diario, para antes de fin de mes el Ejecutivo ya tenía previsto autorizarles a las prepagas entre 7% y 8% de suba aunque una cautelar del juez federal Pablo Cayssials alimentó la expectativa de los privados para estirar ese ajuste a por lo menos 26 por ciento.

Entre tanto, el sindicato que lideran Héctor Daer, cosecretario general de la CGT, y Carlos West Ocampo se movilizó ayer en varias provincias para sustentar el reclamo y en la previa al fin de la conciliación obligatoria vigente, que vencerá mañana. Cerca de los dirigentes indicaron que luego de la medida de fuerza de este viernes, consistente en paros de cuatro horas por turno, se profundizará el plan de lucha en caso de no haber respuesta con una huelga en todo el país la semana que viene por 24 horas y una movilización de carácter nacional.

La paritaria de Sanidad es la última grande de las que este año todavía no logró un acuerdo. Otras, como las de Comercio o la Unión Obrera Metalúrgica, cerraron en los primeros meses del año y están sujetas a una eventual revisión para superar el valor referencial de 35% que alcanzaron aquellas subas. Daer y West Ocampo arrancaron la negociación pocas semanas después de haber cerrado la revisión de su paritaria 2020 y sin un número definido de reclamo hasta que plantearon el piso de 43% una vez que otros gremios, como Camioneros, encargados de edificios y otras organizaciones del sector público, pactaron también en esos valores.

El mayor obstáculo que tiene la discusión salarial es que las clínicas y sanatorios alegan estar imposibilitados de brindar ningún aumento por falta de actualización de las tarifas que les pagan sus principales financiadores: las prepagas, por un lado, y las obras sociales del sector público, como el PAMI y el IOMA, por otro. Las gestiones de Moroni y de López abarcan tanto un esquema de subas para las firmas privadas como de los valores que reconoce el sector público a sus prestadores.

Dejá tu comentario