Insólito: una legisladora quedó a cargo de Tucumán, ocupó el despacho del gobernador y recibió a Bussi

Política

Sandra Orquera, del partido opositor Fuerza Republicana, fue mandataria por un día por el viaje de Osvaldo Jaldo y los presidentes de la Legislatura a Buenos Aires. Tuvo una curiosa agenda.

Luego del duro enfrentamiento y la posterior pax entre el ahora jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el actual gobernador, Osvaldo Jaldo, los escándalos parecían haber quedado atrás en Tucumán. Sin embargo, este lunes, un viaje de Jaldo a Buenos Aires hizo que una legisladora opositora quedara al frente de la provincia, desatando una insólita situación.

La protagonista del hecho es Sandra Orquera, vicpresidenta segunda de la Legislatura tucumana e integrante del partido Fuerza Republicana, fundado por el fallecido represor Antonio Bussi.

Orquera quedó a cargo del poder Ejecutivo provincial debido al viaje que realizó el mandatario junto al presidente y el vicepresidente de la Legislatura local, Néstor Regino Amado y Juan Ruiz Olivares, y en su único día al frente de la gobernación llevó adelante una insólita agenda, como si ostentara el mandato.

La dirigente se instaló en el despacho de Jaldo y compartió en Twitter una foto suya. "Hoy estuve realizando mi labor en casa de gobierno como la primera gobernadora de la provincia", dice el epígrafe que acompaña a la imagen.

"A pesar de que sea por unas cuantas horas seguimos trabajando y luchando con esperanzas para que nuestro querido Tucumán vuelva a ser el Jardín de la República", agregó la vicepresidenta segunda de la Legislatura, en una situación poco usual.

https://twitter.com/sandraorqueraok/status/1445047315090268160

Y en otra publicación, señaló: "La agenda de hoy fue abordar el tema Seguridad. Aquí me trajo el pueblo para escucharlos y darles una solución de lo que les preocupa".

A eso se sumó que Orquera también recibió en la Casa de Gobierno provincial a Ricardo Bussi, quien quedó al frente del partido Fuerza Republicana luego de que su padre falleciera en la cárcel, a la que fue condenado por delitos de lesa humanidad, lo que generó además críticas de organismos de derechos humanos a la legisladora.

Jaldo se trasladó a Buenos Aires para mantener una reunión con Manzur en la Casa Rosada, donde aprovecharon para dar por terminada la pelea política entre ellos, que incluso los llevó a presentar dos listas de candidatos enfrentadas en las primarias de septiembre.

La rivalidad entre ambos ya le había dado un tinte particular a la sucesión obligada por la decisión de Manzur de asumir como jefe de Gabinete de la Nación, en medio de la crisis post derrota electoral del Gobierno, por lo que el encuentro en la Rosada fue un gesto para reunificar al oficialismo provincial.

Dejá tu comentario