Turquía responsabilizó al Gobierno porteño por la suspensión del viaje del primer ministro

Política

El gobierno turco atribuyó la cancelación de la visita a Buenos Aires del ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, a las presiones de la comunidad armenia de Argentina.

"La razón de la cancelación de la visita a Argentina es que el Ministerio de Medio Ambiente y Lugares Públicos del Gobierno Autónomo de Buenos Aires anuló el permiso para descubrir un busto en honor a Atatürk (fundador de la República de Turquía) en el parque Jorge Newbery debido a la oposición de los sectores armenios", explicó el Ministerio de Asuntos Exteriores turco en un comunicado.

La nota indica que la Presidente Cristina de Kirchner llamó a Erdogan para disculparse por el suceso y asegurar que su Gobierno no podía hacer nada más debido a las competencias autónomas de la Ciudad de Buenos Aires.

El mandatario turco tenía previsto llegar hoy a Buenos Aires desde Santiago de Chile y permanecer hasta mañana.

El canciller argentino, Jorge Taiana, lamentó que "las marchas y contramarchas del Gobierno de la Ciudad hayan provocado esta situación" porque "era una buena oportunidad de contar con la presencia de un primer ministro que integra el G-20", afirmó.

Según el portal electrónico de la Diáspora Armenia, en Argentina viven unos 130.000 armenios, en su mayoría descendientes de los expulsados por el Imperio Otomano, antecesor de Turquía, a inicios del siglo XX.

En la Primera Guerra Mundial el gobierno otomano ordenó la deportación de cerca de un millón de armenios a los desiertos de Siria por considerar que eran quintacolumnistas de la enemiga Rusia y la mayoría murieron de hambre, enfermedades o asesinados, en unos hechos que Armenia y otros países conocen como el Genocidio Armenio.

Sin embargo, Turquía se niega a calificar estos hechos de genocidio alegando que los armenios también mataron a miles de musulmanes y por miedo a que al reconocimiento le sigan reclamaciones económicas y territoriales.

La mayoría de los historiadores coinciden en que Mustafa Kemal Atatürk, que fue general otomano durante la Primera Guerra Mundial y lideró la posterior Guerra de la Independencia Turca (1919-1923), no participó en el genocidio.

De hecho, el director del Museo del Genocidio de Ereván (Armenia), Hayk Demoyan, explicó en 2008 que Atatürk incluso salvó la vida de varios cientos de armenios al detener una deportación.

Gran parte de la Diáspora Armenia se opone al acercamiento entre Turquía y la república ex soviética de Armenia, que podría culminar en la apertura de las fronteras entre los dos países, cerradas desde 1993.

Dejá tu comentario