UCR complica últimos días de Cristina K en el Senado

Política

Los últimos días de Cristina Kirchner en el Senado pueden no ser los más confortables de su carrera legislativa. Tras el lanzamiento de su candidatura, la oposición espera tenerla en el recinto para desatar allí la campaña con algunas acusaciones que tienen pendientes. Elementos no faltan: la senadora tiene enfrente al radical Gerardo Morales, candidato a vicepresidente en la fórmula de Roberto Lavagna, y es la presidenta de una comisión clave: Asuntos Constitucionales. Ese cuerpo, que no se reúne desde hace tiempo y acumula expedientes, debe resolver sobre cuestiones complicadas, como los pedidos de informes y citaciones a Felisa Miceli, por la aparición de una abultada bolsa con dinero en efectivo en su despacho o alternativas del caso Greco, e incluso deberá dictaminar sobre la ya urticante promesa de Néstor Kirchner a Mauricio Macri de ampliar la autonomía de la Capital.

Ayer fue el primer día elegido por los radicales para el encuentro con la candidata en el recinto. Pero no pudo ser. Cristina Kirchner no se presentó a la sesión, aunque todo parecía preparado para ella: sus asesoras se paseaban por el pasillo del ingreso al recinto y la clásica botella de agua mineral la esperaba sobre su banca.

Pero incluso su ausencia no fue casual, sino preparada por Miguel Pichetto, el presidente del bloque oficialista, que le avisó a tiempo a la senadora sobre las intenciones de la oposición.

  • Aggiornamiento

    Los radicales, básicamente Morales y Ernesto Sanz, acostumbrados a confrontar con Cristina Kirchner en el recinto, quieren ahora aggiornar junto con la senadora la lista de denuncias que tienen contra el gobierno y hasta responsabilizarla por cubrir políticamente algunos escándalos.

    En ese sentido, Miceli aportó letra suficiente. No parece que fuera responsabilidad de la primera dama que la Justicia haya virtualmente paralizado la causa donde se investiga el frustrado pago por $ 578 millones al ex Grupo Greco, pero el radicalismo entiende que sí debe responder por los pedidos de informes y las citaciones a Miceli que nunca se cristalizaron.

    El caso del dinero en efectivo -el equivalente a u$s 60.000- que un equipo de seguridad de la Policía Federal encontró en su despacho también generó argumentos en la oposición.

    Y mucho más las decenas de proyectos que esperan en Asuntos Constitucionales sin tratarse por no reunirse ese cuerpo ante la apretada agenda internacional de la senadora. La UCR quiere saber ahora cuándo volverán a ver a Kirchner en esa comisión, que, si se cumple la promesa de su marido, debería reunirse antes del 16 de agosto para dictaminar sobre la autonomía porteña.
  • Dejá tu comentario