Uruguayos, los más sorprendidos

Política

El gobierno uruguayo recibió con sorpresa el rechazo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya a la demanda presentada contra la Argentina para poner fin a los bloqueos fronterizos en rechazo de una planta de celulosa, pero sin interpretarlo como un fracaso. Sin embargo, refrendó su postura de no acceder a una instancia de negociación hasta tanto continúe el corte en la zona de Fray Bentos y Paysandú.

«Siguiendo la línea de análisis de los juristas de alta talla que elevaron el planteo a la CIJ, el pronunciamiento no es tomado como un fracaso por Uruguay, porque contiene en su texto elementos positivos», expresó el canciller uruguayo, Reinaldo Gargano.

«No actuamos de forma prepotente o triunfalista, pasándole por la cara los resultados» a la Argentina «cuando obtuvimos dictámenesfavorables de La Haya, el Tribunal del Mercosur y el Banco Mundial, y por ende habremos de continuar ahora por la misma línea», puntualizó Gargano. Cuando se procedió a la lectura desde La Haya, «todos creíamos que la resolución iba ser favorable a Uruguay, porque la Corte admitió la conexión del tema con el Tratado del Río Uruguay y, por ende, con el tema de fondo, lo que igualmente constituyeun primer punto a favorde la postura uruguaya», indicó el canciller.

Un segundo signo positivo, según Gargano, estriba en que la Corte «no excluye que en el futuro, si existiere a su juicio un daño inminente, Uruguay tenga derecho a plantear medidas cautelares, por lo que no está cerrado el caso».

  • Advertencia

    El tercer elemento que Uruguay cataloga de conveniente a sus intereses, «es la afirmación de la CIJ de que las partes no deben hacer nada que agrave la situación, lo cual constituye una advertencia muy clara», opinó el canciller.

    Consideró que si su gobierno no hubiese recurrido a La Haya, «la ciudadanía hubiera pensado que éramos unos incompetentes, que ni siquiera hacíamos la tentativa de lograr un pronunciamiento favorable a Uruguay y condenatorio de los cortes».

    Gargano estimó que el fallo de la CIJ crea un precedente a nivel internacional poco saludable.

    «Llevamos un año y medio con puentes cerrados, centenares de miles de personas que no han podido cruzar, decenas de miles de camiones que no pudieron transitar con mercadería y se dice que no hay daño irreparable (...) A lo mejor alguien se anima a hacer lo mismo en otra parte y esto cuenta como jurisprudencia a favor», concluyó.
  • Dejá tu comentario