Gobierno apura dosis, ante traba de India y China y retrasos

Política

Carla Vizzotti mantuvo ayer una reunión con Embajada de EE.UU. Felipe Solá reveló problemas.

Antes de llegar a una crisis por vacunas, el Gobierno intenta apurar la provisión de AstraZeneca, que no cumple con el contrato con la Argentina. Aun cuando la firma asegura que comenzará a regularizar las entregas en este primer semestre, la necesidad de hacer frente a la pandemia en su peor momento no amerita esperas. Se complica además por varias cuestiones. La situación de la India no sólo frena la fabricación. La Argentina recibió, en febrero pasado 580 mil dosis de Covishield , la vacuna fabricada por Instituto Serum de India gracias a la transferencia de tecnología de AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Fue parte de un lote de 1.160.000. Se aplicó a adultos mayores que ya están a la espera de la segunda dosis, aún con los plazos alargados para completar el plan. Lo explicaba ayer, inclusive, Felipe Solá.

Ayer llegó 1 millón de vacunas chinas, pero también serán para segunda dosis, es decir no aumentará la cantidad de personas inoculadas. Se esperan para eso las Sputnik V para lo cual ayer partió un avión hacia Moscú, mientras que el cargamento en parte sería del componente 2.

Carla Vizzotti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini, se reunieron ayer con representantes de la embajada de Estados Unidos para tratar temas de acceso a medicamentos, oxígeno medicinal y además vacunas. Se busca”destrabar” la negociación de dosis de AstraZeneca, están retenidas. Esta semana, también la ministra se reunió con representantes de la firma en el mismo sentido.

El incumplimiento del contrato tiene una denuncia penal, en la cual el fiscal federal Guillermo Marijuan citó a declarar como testigo a Vizzotti.

Solá precisó que la Argentina tiene “un gran problema que se llama AstraZeneca”, y dijo que una de las cuestiones es la “falta de información” desde laboratorio. El ministro dijo que “de un universo de 150 millones de vacunas, Argentina había comprado poco más de 22 millones, pero empezó a fallar Liomont por problemas de insumos que no podían salir de Estados Unidos, que durante mucho tiempo no dejaron salir vacunas ni insumos, eso produjo un freno y limitó muchísimo la producción”.

Contó que “el Estado argentino acordó la adquisición de un total de 1.160.000 dosis, de las que ya arribaron 580 mil en febrero, pero ahora la India está en un pico de contagios y el embajador vino a explicarme que la segunda entrega está retenida porque necesitan vacunar mucho”. Aclaró que la India “tiene stock suficiente de dosis y si superan este pico de contagios volverán a enviar vacunas Covishield a la Argentina”.

El canciller remarcó que “las 580.000 Covishield de India me dijeron que no es un problema de stock sino que tienen que acelerar ellos su vacunación”.

Se suma que China suspende todas las negociaciones por vacunas en función de que en julio es el centenario del partido Comunista y las destinará al uso interno.

De esa manera, el país ya recibió (con el avión que aterrizó anoche en Ezeiza) las 4 millones de dosis de las Sinopharm que estaban comprometidas y destinará los últimos 2 para completar la segunda dosis.

“Son 4 millones en total de Sinopharm desde China” y “hablé con el Secretario de Estado de Estados Unidos y con el enviado de la Casa Blanca de vacunas que ellos no van a usar, que son AstraZeneca”, confió Solá ayer ante las radios.

Finalmente el ministro aseguró que “no hemos renunciado a participar del reparto de COVAX. Todavía nos tienen que enviar vacunas”, que también son de AstraZeneca las que recibió la Argentina hasta ahora. “El presidente dijo en el G-20 que tenía que existir un fondo solidario de vacunas”, relató el canciller y dijo que estuvo “en muchas teleconferencias donde se plantea que sean bienes públicos todo lo que sea vacunas “.

Dejá tu comentario