Ambito Nacional

Provincias petroleras exigirán a Nación reformular freezer a naftas

Gobernadores fueron convocados a la Casa Rosada. Advierten pérdida de recaudación y riesgo para inversiones.

El Gobierno nacional convocó a las provincias petroleras a una reunión este martes por la tarde en la Casa Rosada para desactivar las quejas de los gobernadores por el decreto de Mauricio Macri que congeló el precio del crudo, una medida que afecta la recaudación de los distritos y que podría frenar inversiones en Vaca Muerta.

Desde Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz advirtieron el fin de semana que planeaban acciones judiciales para frenar el Decreto 566/2019 que fijó que las entregas de petróleo crudo deberán ser facturadas y pagadas a un dólar de $45,19. También se estableció el barril a u$s59. El combo apunta a mantener invariable por 90 días el precio de las naftas, tal como anunció Macri la semana pasada. Los combustibles sin aumentos son parte del paquete de paliativos que el Gobierno impulsó tras perder las PASO y que también generó reclamos de los gobernadores, en especial por los cambios en el Impuesto a las Ganancias y en el IVA (ver página 14).

Si bien desde las provincias comparten el objetivo final, consideran que se deben establecer otros mecanismos y cargas repartidas para llegar al precio controlado en el surtidor. Las arcas provinciales con este esquema recibirían menores ingresos por regalías y por Ingresos Brutos, pero también las empresas productoras podrían rever sus planes de inversión, además de una latente paralización de la actividad, principalmente en la formación Vaca Muerta, con epicentro en Neuquén.

Ante esta situación, donde fiscales de Estado deslizaron un trabajo conjunto para buscar revertir el decreto de Macri en la Corte Suprema, Nación convocó a los gobernadores, quienes mañana a última hora se reunirán con el flamante ministro de Economía, Hernán Lacunza; con su par de Interior, Rogelio Frigerio, y con el secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui.

Los mandatarios, en principio, se sentarán a escuchar, pero la intención es proponer que se mantenga el precio congelado de las naftas, pero bajo otros algoritmos. Es decir, repartir el costo entre provincias, Nación y empresas, y dejar sin efecto el “dólar petrolero” y el precio fijo del barril.

Equitativo

En Neuquén, el gobernador Omar Gutiérrez (MPN) había sido clave en el diagrama de una fórmula negociada con las empresas. Sin embargo, al no llegar a un acuerdo, la Casa Rosada impulsó la medida de forma unilateral.

Gutiérrez, en diálogo con Ámbito Financiero, aseguró: “Estamos a favor de congelar el precio de las naftas ante esta situación. Pero hay que buscar una salida consensuada entre todos los actores de la cadena para que el reparto de la carga sea justo, equitativo y solidario”. El gobernador señaló que en el encuentro de mañana dejará claro ante los funcionarios nacionales su desacuerdo con “crear, fijar y congelar un dólar petrolero a 45 pesos, 15 pesos menos de lo que vale”.

Asimismo, Gutiérrez señaló a este medio que cuando se creó el llamado barril criollo (un precio diferente y fijo al de mercado para el crudo) entre las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, la intención era “fijar un piso” porque los precios internacionales estaban bajos. “Ahora es al revés, porque se pone un techo”, agregó. En su opinión, esto puede poner en riesgo inversiones previstas y una menor actividad, con pérdidas de empleo.

“Vaca Muerta está creciendo porque hasta ahora estuvimos siempre todos alineados. Pero una decisión que desalinea a los jugadores de la cadena puede llevarnos a perder. Y en Vaca Muerta tenemos que seguir ganando”, aseguró el gobernador. Así, hizo alusión a la Mesa Vaca Muerta que se creó en 2017 con participación de empresas, gobiernos y sindicatos, y que reimpulsó la inversión en el megayacimiento.

Para eso, plantea que se debe llegar a un precio congelado de la nafta, pero con un reparto acordado entre todos los actores.

Quien alzó la voz por el sector privado fue el CEO de Vista Oil & Gas, Gastón Remy, quien alertó que “con estos valores no se pueden cubrir los costos de producción de Vaca Muerta” y dijo que la decisión oficial “tiene un impacto brutal” en esa formación. “No se puede seguir perforando a pérdida”, añadió. YPF, a su vez, comunicó los alcances de la medida a sus accionistas, tarea a cargo del CEO Daniel González, quien estimó que la medida representará un impacto negativo de hasta u$s120 millones mensuales, por lo que anticipó un recorte en sus planes de gastos de capital de la misma magnitud.

Esfuerzo

El gobernado de Río Negro, Alberto Weretilneck, dijo a Ámbito Financiero que “hay otras maneras de congelar naftas, no solamente por el lado del crudo”. El mandatario, candidato a senador nacional por el sello Juntos Somos Río Negro, sostuvo que irán a la reunión “a escuchar”, aunque alertó que con el actual esquema “el esfuerzo es sólo de las provincias”.

En este sentido, Weretilneck cuantificó las pérdidas de Río Negro, que serán del orden de los $610 millones. Deriva de la reducción en la recaudación por regalías hidrocarburíferas (510 millones) e Ingresos Brutos (102 millones), como consecuencia de la diferencia entre el precio del dólar actual que oscila en los $60 y los $45,19 establecidos como tope para la venta de combustibles. “Esto sin contar posibles aumentos de la divisa y tampoco la reducción de las ventas que hagan las empresas o inversiones que agravarán la situación”, advirtió Weretilneck.

En la Casa Rosada no adelantaron si habrá propuestas concretas o compensaciones. Pero aclararon desde despachos nacionales a este diario que seguirán dialogando. “Como siempre hemos hecho”, afirmaron.

En Santa Cruz, donde hace ocho días Alicia Kirchner obtuvo su reelección, el fiscal de Estado Fernando Tanarro adelantó a medios locales que estaba en conversación con sus pares de otras provincias petroleras “para actuar en conjunto”. Desde la vecina Chubut, el gobernador Mariano Arcioni también instruyó a su fiscal de Estado para que presentara un amparo en la Corte Suprema.

Otras provincias petroleras convocadas a la Casa Rosada fueron Tierra del Fuego y Mendoza, gobernadas por la peronista Rosana Bertone y el radical Alfredo Cornejo, respectivamente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario