Política

Radicales cierran primer round por la conducción (crecen dudas de Macri)

La elección de la jefatura del Comité Nacional y de los bloques interbloque definirá cómo será la relación entre la UCR y el gobierno de Alberto F. La AGN aún sigue en el centro de la escena.

El debate poselectoral dentro del radicalismo tiene sucursales en todo el país, pero sin duda el ring central lo ocuparon estos días tres decisiones (en realidad son dos) que el partido debe tomar a nivel nacional: la presidencia del Comité Nacional, la conducción del bloque de Diputados y la del interbloque de Juntos por el Cambio. Esa interna mayor dentro del ejercicio nacional que más les gusta a los radicales excede por lejos la mera decisión de quién conducirá cada uno de esos grupos y, de acuerdo a como ya va terminando, anticipa la temperatura que mantendrá la alianza con el PRO y la Coalición Cívica cuando el grupo entre “en modo oposición” después del 10 de diciembre.

Mauricio Macri dio un indicio, que pasó desapercibido por muchos, en su discurso de despedida ante el Gabinete ampliado que sesionó el lunes en el CCK. Allí, el Presidente hizo notar que ningún gobernador radical había participado del encuentro, aunque acto seguido los disculpó porque la tormenta que golpeaba la Ciudad ese día les había impedido viajar. Un tanteo directo que hizo este diario pudo comprobar que la explicación de Macri era veraz para los casos del jujeño Gerardo Morales y del correntino Gustavo Valdez, aunque este último haya tenido cruces durante la campaña. El caso del tercer jefe radical es distinto: Alfredo Cornejo (el más rebelde contra el núcleo mas cerrado de la Casa Rosada macrista) está de viaje en China, pero juran en la UCR que igual difícilmente hubiera aceptado participar de esa reunión de Gabinete.

Cornejo tiene dos pretensiones dentro de la interna radical. Como exgobernador, triunfador amplísimo de la elección en su provincia al garantizar una nueva gobernación para el radicalismo y levantarle la mano a Rodolfo Suarez, y diputado electo, avisó que quería presidir el interbloque de Juntos por el Cambio en esa Cámara y al mismo tiempo mantener la jefatura del Comité Nacional del radicalismo, cargo que hoy ostenta. Morales salió al cruce de esa negociación y, sobre la base de que al mendocino le falta número para quedarse con el bloque y el interbloque en Diputados (algo que sí tiene Mario Negri), cedió en su propia pretensión al Comité Nacional y ofreció acompañar a Cornejo como segundo en la máxima conducción partidaria. Un dato para no dejar pasar: la UCR quedará así conducida por el radical orgánico que mas chocó con Macri y Marcos Peña en el Gobierno. Alberto Fernández seguirá esta realidad de cerca.

Todo indica entonces que hasta ahí ese tramo de la interna estaría cerrado. Así el cordobés Mario Negri (que viene también de un triunfo en su provincia al quedarse con la mayoría de la lista de diputados nacionales a pesar que el ganador de la gobernación fue Juan Schiaretti) renovará en la jefatura del interbloque de Juntos para el Cambio y del bloque radical. Negri le garantiza a la nueva oposición dos elementos esenciales: diálogo con todas las fuerzas y contención de la Coalición Cívica a través de su relación íntima con Elisa Carrió, quien tras la renuncia se presume que desde marzo ya no será vista en una banca.

“Alfredo no tiene consenso, Mario tiene consenso para el bloque e interbloque. Lo esencial ahora es que no se nos dividan los bloques en el Congreso”, confesaba anoche un operador radical que esta en el medio de todas esas escenas.

En paralelo hay otra pelea grande que aún no tiene final: el sillón máximo de la Auditoría General de la Nación, cargo que por Constitución le corresponde al primer partido de la oposición. Los radicales quieren que se quede allí Jesús Rodríguez, que no sólo conoce del tema por carrera y por ser hoy auditor, sino que cubre toda la expectativa de la interna del Comité Nacional. Macri quiere que a Oscar Lamberto, actual presidente de la AGN, lo reemplace Miguel Pichetto que el 10 de diciembre se queda sin cargo. El Presidente definió a Pichetto el lunes en el CCK como el dirigente que “parece que siempre hubiera estado con nosotros”. La pelea no va a ser fácil.

Anoche hubo muestras de como se están llevando los temas en la interna. En el Senado el bloque radical mantenía una reunión formal,la primera tras la elección. Martín Lousteau y otros electos intentaron participar y fue elegantemente invitados a volver una vez que hayan jurado la banca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora