Charlas de quinchos

Secciones Especiales

A las convulsiones internas (por economía y política), en la última semana se sumaron las externas con la aparición de la variante africana de covid que causó alarma en el mundo, y amenazas de nuevos cierres que pueden hacer caer otra vez la economía. En el Gobierno, los conflictos crecen casi al ritmo del riesgo-país, mientras que ni el oficialismo, ni la oposición parecen encontrar el rumbo, y ya se prepara la asunción de los nuevos legisladores que jurarán el martes 7 de diciembre. Los 20 años de Lilita. Una nueva “carta”, y la suspensión de las financiaciones en dólares para pasajes, entre los temas más controvertido del período. Veamos.

Reclamos. Los fuertes calores que volvieron esta semana pasada, y que recién “aflojaron” un poco con las lluvias de ayer, no alcanzaron sin embargo, para “enfriar” los ánimos en la calle (donde los movimientos sociales volvieron a enloquecer al tránsito y a los sufridos transeúntes), y se agravaron con las últimas medidas, inesperadas, del Banco Central que generaron el rápido reclamo de un sector muy jaqueado por la pandemia, como el turístico. Esto fue muy debatido en los Quinchos del fin de semana con posiciones encontradas ya que, mientras algunos sostenían que no se puede seguir financiando a los turistas locales para ir al exterior, con dólares oficiales “baratos”; otros decían que el problema es la brecha cambiaria, y que mientras el Gobierno recorta ingresos de las agencias de turismo y vacaciones de mucha gente, por otro lado se da el lujo de dejar de percibir entre u$s400 y u$s500 millones por la prohibición de exportaciones de carne que ya alcanza unas 100.000 toneladas (justo en el momento en que el mercado internacional se está refortaleciendo). El asunto naturalmente derivó en la inquietud que está generando en todo el mundo, el rebrote de covid, ahora con la variante denunciada en Sudáfrica, ómicron, y que ya convulsionó a las principales economías, en especial, después del nuevo cierre de actividades. En Argentina, el dato de la propia Ministro Carla Vizzotti reconociendo que más de 7 millones de personas habían dejado de concurrir a darse la segunda dosis, y el balance de vacunas que lleva el país, de 67,5 millones de dosis (36,5 millones con 1 dosis, y 29,3 millones con 2º dosis), da cuenta que el nivel de protección general todavía dista del ideal, considerando la recomendación de comenzar ya con la 3º dosis, según reconocía un grupo de médicos en una chacra de Tres Sargentos, adonde decidieron despedir el año.

La carta. El tema que revolucionó, sin embargo, todas las mesas, fue la nueva carta de la vicepresidente, Cristina de Kirchner y que, como las misivas anteriores, provocó una inmediata sacudida política. De todos modos, al igual que las últimas elecciones con el “ganamos perdiendo”, o “perdimos ganando”;, ahora la disyuntiva en los distintos grupos era si la nota era a favor, o en contra de Alberto Fernández, cuestión muy difícil de dirimir, aunque la letra explícita parece asegurar la independencia del Primer Mandatario en las decisiones. Otros, mientras, creen ver un paso al costado de la vicepresidente, dejando a Alberto solo frente a toda la responsabilidad de gobierno, y más específicamente, en cuanto al acuerdo con el FMI que para todos es absolutamente imprescindible para posibilitar algún crecimiento del país. Por su parte, algunos sindicalistas ya dijeron que no van a respaldarlo, y la oposición entendió que la carta es “el primer reconocimiento explícito al amplio triunfo (de la oposición) en las elecciones”. Al respecto, para aumentar el desconcierto de los sufridos habitantes vale decir que, mientras el oficialismo “festejó” los resultados, la oposición no lo hizo

Manzur explica. “Para todos los gustos”, reconocía el CEO de una multinacional en el siempre glamoroso almuerzo del CiCyP (Consejo Interamericano de Comercio y Producción) en el Hotel Alvear, adonde se pudo escuchar a un jefe de Gabinete, Juan Manzur, absolutamente optimista en cuanto al futuro y las posibilidades del país, lo que también provocó llamativos cruce de miradas entre los asistentes. Antes del inicio formal pasó por allí Eduardo “Wado” de Pedro que despertó tanto interés como el propio Manzur. Lo curioso: ambos se dedicaron a reforzar su apoyo a Martín Guzmán.

Optimista. No fue el único “optimista”. También el titular de Agricultura, Julián Domínguez, en la reunión de las 4 Cadenas (granarias) en la Bolsa de Cereales, aseguró que seguía firme el objetivo de “producir 200 millones de toneladas (de granos), y exportar por U$S 100.000 millones/año”. “Lo que se olvidó de mencionar es como”, ironizó un asistente en referencia los más de 70 millones de toneladas de crecimiento que propone Domínguez (un 56% más que en el último ciclo). Sin tocar ni tangencialmente las restricciones a las exportaciones agropecuarias, la brecha cambiaría y las retenciones, Domínguez intentó despegarse de otros miembros del gabinete, como el propio Manzur y más especialmente del Secretario de Comercio, Roberto Feletti, que avalan los controles de precios, y señaló que “el campo fue solidario”, y que “el año pasado invirtió (el campo) U$S 23.000 millones”. El tema fue ampliamente comentado en la Sociedad Rural Argentina, que realizó su reunión extraordinaria de delegados, donde disertaron los especialistas Carlos Melconian y Marcos Novaro, que tampoco llevaron demasiada tranquilidad a los productores. Uno de los temas más inquietantes, sin embargo, siguió siendo el eventual golpe mundial que podría provocar un nuevo rebrote de covid sobre la incipiente recuperación de la economía. Más de cabotaje, el otro comentario muy escuchado fue sobre el cumplimiento de la apertura del mercado de carne vacuna que tendría que producirse el 31-D.

Impuestos. Otro tema que también escaló y fue aplastado por otras cuestiones que fueron surgiendo, fue la propuesta de la Ley de Envases, muy objetado por varios que lo ven como un simple gravamen más que cae en cascada, en especial, sobre alimentos y medicamentos. Ahora, muy en silencio, hay arduas negociaciones para cambiar algunos artículos y que la ley sea sancionada rápidamente. Algo similar se intenta con el paquete de decretos que llegan al Congreso para su aprobación antes del recambio de legisladores, pero que seguramente serán fuertemente rechazados por la oposición, aunque muchos de ellos deberían ser rápidamente convalidados. “El hecho es que entre los útiles, seguro que van a pretender filtrarnos una serie de medidas que van en contra de lo que queremos, y esta vez no las vamos a dejar pasar”. reconocía un experimentado diputado, en alusión a la maratón de firmas “sobre tablas” en la que habitualmente sea cae al final de las Sesiones Ordinarias, y que en más de un caso se aprovechó para pasar medidas de lobbies y otras yerbas sin suficiente análisis. Otra ley que está en crisis (para casi todos gracias a Dios) es la de Alquileres, que ahora se pretende derogar por el colapso que generó en el mercado y que fuera propuesta por Daniel Lipovesky, de Propuesta Republicana, integrante del Bloque de Juntos por el Cambio, que impulsara el Mauricio Macri. Ahora, se espera una propuesta de modificación desde el Ejecutivo que corrija los desajustes generados, aunque muchos temen que mientras tanto se genere un vacío aún mayor, según comentan en el ambiente inmobiliario, sobre todo si se toma la vía de una suspensión por 180 días que no ofrece seguridad alguna.

Traslados. El “pase” de Macri (Jorge) de Vicente López a CABA como jefe de Gabinete, y el ingreso al Congreso del exministro Florencio Randazzo (muy saludado por los más moderados de todos los partidos) fueron algunos de los temas más escuchados en Open Door, donde se realizó la conmemoración de los 20 años del ARI, de Elisa Carrio, luego devenido en Coalición Cívica. Allí, en el Club de Polo La Picaza, convergieron las distintas vertientes de Juntos por el Cambio, incluyendo a Macri y su esposa. Y como es costumbre, Carrió no se privó de nada a la hora de los “comentarios” y admoniciones”, muchas de ellas dirigidas al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el más exitoso, pero también el más desgastado por las últimas elecciones. Sin embargo, allí tampoco fue posible disimilar la grieta interna del PRO, entre la exministra Patricia Bullrich que ganó a partir de su desplazamiento de las listas; los cortocircuitos entre la exgobernadora María Eugenia Vidal y Macri, y mucho menos con algunos de sus socios comenzando por la propia Carrio, y más aún con los radicales que ahora esperan su turno especialmente tras los triunfos de algunos de los más destacados, como el mendcino Alfredo Cornejo, o el correntivo, Gustavo Valdés. Y esto sin olvidar también la división interna en la UCR con la otra vez ascendente “línea nosiglista”, representada por los dos nuevos: Facundo Manes y Martín Tetaz, o el más experimentado Martín Lusteau. No fueron las únicas movidas y comentarios que se escucharon.Por caso, el supuesto acercamiento entre Macri y el ascendente liberal Javier Milei, en algún punto reunidos por el propio Alberto Fernández, o la necesidad de incorporar al Ricardo López Murphy de Republicanos Unidos a la mesa política de Cambiemos, también formaron parte de los corrillos. En este último caso, no son pocos los que reconocen que la presencia del economista en el frente permitió evitar buena parte del drenaje de votos de derecha y liberales, y esto sin olvidar que el 23 ya está a la vista, y también el sector más moderado del radicalismo lo “quiere cerca, y no enfrente”, como reconoció uno de los asistentes al cónclave.

Dejá tu comentario