30 de junio 2005 - 00:00

Chile acelera su planta para importar gas por barcos

Chile acelera su planta para importar gas por barcos
El gobierno chileno ordenó a la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) agilizar la puesta en marcha del proyecto de construcción de una planta para recibir gas natural licuado a través de barcos metaneros, acelerando el proceso que debe culminar con la construcción de una planta de regasificación en Quintero, que deberá adjudicarse en octubre de este año a algunas de las ofertas (las que en la actualidad suman siete) y estar operativa en unos 36 meses.ENAP ya posee un pool de empresas que aseguran la importación de tres millones de metros cúbicos diarios (el mínimo permitido que hace viable el proyecto). Endesa, AES Gener y Colbún, como representantes de las empresas eléctricas, además de MetroGas y la propia ENAP, son los seguros clientes que comprarán el hidrocarburo que a la fecha ya tiene varios oferentes: la angloholandesa Shell, la británica British Gas, Repsol YPF, la argelina Sonatrach y la rusa Gazprom, las que poseen yacimientos en locaciones tan diversas como el sudeste asiático, norte de Africa e incluso América, donde destacan Trinidad y Tobago y Perú. El proyecto de traer GNL de otras latitudes no es nuevo en Chile. En 1976, ENAP realizó un estudio conceptual de una idea muy similar a la actual, en que el gas natural se traía desde Magallanes hasta Quintero.
Expertos chilenos han observado, en este sentido, que para el actual proyecto ENAP no parece haber considerado que como alternativa a las instalaciones terrestres en carpeta exista la posibilidad técnicamente realizable y a un costo bastante más reducido de reemplazar las instalaciones en tierra y el muelle por una solución toda marítima en base al concepto Floating Storage and Regasification Unit (FSRU). Esta alternativa -dicen-, por su reducido costo, estimado preliminarmente en unos u$s 150 millones, merecería ser incorporada al proyecto en marcha como tal y evaluada rigurosamente, con participación de expertos en los temas de transporte marítimo de GNL, naves metaneras, operación de estas naves LNG y construcción y operación de terminales, para que si se demuestra que no es conveniente comparada con la solución terrestre, sólo entonces sea descartada.
Por otro lado, debido a que el proyecto de ENAP apunta a la Quinta Región (la zona central del país) también han surgido algunas críticas, por parte de otras regiones que quedarían fuera. Es el caso de la II y la VIII, regiones para las que no se tiene conocimiento que exista algún proyecto en marcha.

INSTALACIONES
Si bien ENAP avanza con su proyecto terrestre en Quintero, mientras otros expertos se inclinan por una terminal FSRU, se advierte que siempre habrá de amarrar una nave tanquera de GNL a un muelle o a un FSRU, lo cual orienta la atención hacia las características de la zona elegida (Quintero es una bahía) expuesta a las inclemencias del clima donde -sin embargo- no se pueden llevar a cabo obras de abrigo por su muy elevado costo.
Mientras tanto, se hacen febriles cálculos de lo que podrá pasar con los fletes. En Chile se recuerda que el número de barcos metaneros en el mundo aumentará aproximadamente 30% en cantidad de unidades, y 40% en capacidad de transporte en los próximos dos años. Paralelamente, se advierte que hasta ahora, la construcción de barcos metaneros estaba asociada a proyectos específicos, lo cual no dejaba oferta de transporte disponible. Pero el GNL se está convirtiendo rápidamente en un commodity, lo cual alienta a que se construya este tipo de barcos en forma creciente, como lo demuestran las órdenes de construcción que han recibido los astilleros. Al haber más barcos, los vendedores y compradores de GNL dispondrán de flotas no cautivas, los precios de los fletes serán producto de la competencia, con lo cual tenderán a reducirse. En la flota de naves tanqueras existen diferencias respecto del tipo de estanques de contención y de aislamiento térmico para almacenar GNL y su transporte a destino. En términos generales, éstos se pueden diferenciar en estanques esféricos del diseño Kvaerner Moss, prismático autosoportante, de membrana Gaz Transport, de membrana Technigaz, etcétera.
El precio
El precio que tendrá el GNL llegado a Chile por mar es otro de los temas que ocupan largos análisis. Chile cree que será más barato que el argentino. Mejor dicho, los expertos chilenos sostienen que para 2008 o el momento en que deba renegociarse el precio del gas argentino, el chileno directamente no estará disponible. Permanentemente observan en Chile el nivel de reservas en la Argentina, la demanda interna proyectada, el plan argentino de importación desde Bolivia, etc. Sea que el gas argentino se acabe o el precio suba en el momento de la renegociación, Chile asume que las importaciones desde nuestro país "son historia". La cadena de costos que tendrá el GNL importado por vía marítima contempla los siguientes componentes: gas en boca de pozo en origen; bombeo a la planta de licuefacción, licuefacción a 162ºC bajo cero y almacenamiento, en un lugar cercano al puerto; embarque en la nave tanquera; transporte marítimo de varios días de viaje redondo; descarga y almacenamiento en estado líquido, cercano al puerto; regasificación; y bombeo e inyección a la red de distribución. Todo esto implica costos que, obviamente, deberá absorber el comprador.

Dejá tu comentario