Charlas de quincho

Secciones Especiales

De todo y para todos los gustos. Un Día de la Madre con shopping finalmente abiertos en la Ciudad de Buenos Aires, pero con más "paseo" que compras. Un 17 de Octubre con lluvia y variopinto, en una mezcla de presencial (con los típicos micros y demás) a modo de contrabanderazo, y otro virtual del Presidente con líderes sindicales, mientras grupos oficialistas cantaban (con grabaciones) la "marchita" frente a la casa de Cristina Kirchner. Mucho más serio el tema de ocupaciones de terrenos, ahora con un muerto en Benavidez, y el sur más complicado. En medio, un inédito coloquio de IDEA también virtual, que dejó varias cosas, en corrillos también virtuales. La suba del dólar y la de los combustibles en el centro de las inquietudes empresarias, mientras que en Gobierno ya no saben cómo contener los precios, las incógnitas que dejó planteadas Guzmán también en IDEA sobre proyectos que se vienen y al mismo tiempo rumores de cambios en el Gabinete, desmentidos hasta por el propio Presidente, lo que para algunos los hace más creíbles. Como frutilla del postre, Mauricio Macri que sigue hablando. Veamos:

Aperturas

Mientras algunas provincias volvieron a endurecer controles y circulación por el aumento de casos de covid, Buenos Aires (donde los casos comenzaron a disminuir) pudo, finalmente, iniciar reuniones de grupos de alumnos en las escuelas, después de muchas diferencias con la provincia de Buenos Aires y con la propia Nación. Esto, y la apertura de los shopping en el territorio que comanda Horacio Rodríguez Larreta, constituyeron la novedad que trajo bastante de alivio emocional a los sufridos ciudadanos que superan ya los 8 meses de restricciones para salir y moverse. Y la cantidad de gente en la calle, a pesar de la lluvia del sábado, dejó en evidencia el nivel de ansiedad colectiva en buena parte de la sociedad. En el Gabinete las tensiones no son menores, ni por el lado de lo social, con Daniel Arroyo a la cabeza; menos aún en los temas de seguridad bajo el comando de Sabrina Frederic, y ni hablar en materia de economía con todos los ojos puestos en el tándem Guzman- Pesce, aunque la “mano dura” viene más por el lado de “las dos damas”, Mercedes Marcó del Pont y Paula Español, con un Matías Kulfas casi embretado en una situación de sábana corta que nadie se anima demasiado a vaticinar cómo se resuelve. Al menos así se escucha en los Zoom que siguen muy vigentes, aunque sumados a encuentros presenciales cada vez más frecuentes con empresarios que también comienzan a exigir resolución de situaciones operativas para poder “acompañar” como pretende el Gobierno. Y, sin duda, el tema de los precios es el que más desvela ya que, por un lado, las medidas del Central respecto a restricciones para conseguir dólares oficiales para las importaciones están derivando, más que rápido, en actualizaciones de precios (ya que la reposición se deberá a hacer a un valor de la divisa mucho mayor), y en la desaparición (que algunos llaman desabastecimiento) de algunos productos hasta que la situación se aclare un poco. Pero también hay conflictos entre los propios privados y en esa contienda, ni el titular de la UIA, Manuel Acevedo, y mucho menos el abogado laboralista que preside Copal (la entidad que nuclea a las alimentarias), Daniel Funes de Rioja, la tienen nada fácil ya que sus representados les comienzan a exigir más firmeza (y resultados) a la hora de negociar con el Gobierno, más todavía si lo que están comprometiendo son los precios de productos al consumidor, como los de limpieza y los alimentos, muy sensibles siempre. Al menos, hubo cierta descompresión con la marcha atrás de la normativa que obligaba a sacar de la línea de trabajo formal a las personas de determinado peso considerado “excesivo”, y que según los cálculos más conservadores, podían determinar una disminución de 10%-15% de la planta laboral estable con el consiguiente encarecimiento.

Elección

Tanto las elecciones de ayer en Bolivia como la ecléctica conmemoración del 17 de Octubre dieron mucho que hablar y facilitaron varios argumentos a la oposición, tanto por el traslado de gente entre provincias (en general suspendido para otros fines entre varias de ellas), como por la utilización de transporte público y, ni hablar, por el uso de algunas escuelas para facilitar el voto de la comunidad boliviana. Pero lo que constituyó un capítulo aparte fue la “división del trabajo” que encararon los organizadores de los actos y movilización, que determinó que al gremio de los taxistas (o, al menos, a una parte de él) le correspondiera mostrar la adhesión frente a la casa de la ex presidenta. Tanto el ruido como el entorpecimiento del tránsito en esa cuadra ya emblemática de Recoleta había sido fuertemente cuestionados desde las filas oficiales durante el último banderazo, aunque ahora parece que desde el Gobierno la situación se flexibilizó. Lo que se mantuvo igual de inamovible fue la queja de los vecinos que competían con altavoces, lo que convirtió al barrio en un show aparte, hasta con desafíos pugilísticos desde algunos balcones, con los adherentes de la vereda. Una singularidad fue que de las tandas de conductores que se iban alternando y sucediendo, todos hacían escuchar “la marchita” grabada. Igual, a medida que se alejaba el mediodía, dejó de llover y los móviles que estaban en doble y triple fila en esa cuadra, se fueron hacia Plaza de Mayo por lo que el barrio recuperó la calma. Donde la situación sigue tensa y con postergaciones es en las distintas tomas de tierras, aunque la más mediática es el varias veces postergado desalojo de Guernica, ordenado por la Justicia. Tanto ahí como en el sur, donde los aparentes mapuches redoblaron la apuesta sumando a las tomas de terrenos del INTA y del regimiento de Montaña, el “sitio” de una familia entera a 70 km de Bariloche, los Mayer, en El Foyel, que desde hace 4 días no pueden entrar ni salir de su establecimiento, ni ingresar alimentos. Más mediático, por supuesto, es el caso en Entre Ríos que involucra a la familia del extitular de la Rural, y exministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, donde habría tomado alguna participación la gente de Juan Grabois, y que podría desembocar en algunas manifestaciones públicas de “defensa de la propiedad privada” que harían recordar en algún punto el caso Vicentin, tema que en el Gobierno nadie tiene interés en reeditar.

¿Dónde está mi avatar?

La militancia que reúne el peronismo, en buena parte, se había entusiasmado con la posibilidad de asistir a la marcha por lo menos de manera virtual. A las 13 del sábado, desde la plataforma https://www.75octubres.ar y sus redes sociales convocaron a sumarse. Los experimentados en vender iconografía, Ignacio Saavedra y Javier Grosman, en esta oportunidad no pudieron concretar el show digital. Un peronista digital tenía derecho a acceder al sitio, loguearse y elegir un avatar. De esta manera, la carita del militante estaría en la Plaza o cerca de la CGT, junto a Alberto Fernández. Con dominio .ar, en lugar de .org o com.ar, y asistidos con servidores de Amazon, la plataforma se cayó. “Hubo un ataque dirigido al peronismo”, se excusaron los organizadores. Si un sitio está alojado en Amazon (empresa de Jeff Bezos), tiene modelo de escalabilidad y resiste visitantes online. Los avatares serán para la próxima.

Balances

Mientras entre los empresarios crecen las expectativas sobre el inminente pronunciamiento de la Corte Suprema en el caso de los 3 jueces desplazados, y cuyas licencias vencen el lunes, en los corrillos de IDEA muchos se preguntaban cómo quedará el balance de empresas al final de la pandemia. De acuerdo con los datos que se manejan, antes de la irrupción del covid-19 se hablaba de 814.000 empresas registradas, de las cuales sólo 9.000 eran exportadoras (había 11.000 en 2011), y de estas apenas 50 concentraban el 70% de las exportaciones, justo el área donde buena parte del gabinete económico tiene puestos los ojos, y cifradas las principales expectativas. En ese sentido, algunas lluvias pronosticadas para esta semana pueden dar alguna “alegría”, por disminución de las pérdidas de cosecha que se están produciendo por la prolongada sequía, y por “flexibilización” de las ventas de parte de los productores, al poder avanzar nuevamente con los cultivos si se confirman las precipitaciones. El tema también es relevante por un dato clave. Según el politólogo Jorge Giacobbe (padre), que en una reunión de la semana pasada del Grupo FARO calificó a la generación mayor de 60 años como “la demoledora” pues, según explicó, “fue la responsable de la destrucción de la famosa clase media argentina que llegó a un pico de 75%, y ahora es de apenas 11%, con 4% de ricos. El resto son pobres e indigentes”, señaló. Según Giacobbe, “hay 2.541 intendencias, de las cuales el 85% son menores a 10.000 habitantes, y a más de la mitad se les cayó 50% la recaudación”, dijo y se podría agregar que excepto las del conurbano (en general mucho más grandes) en buena parte de ellas tiene una gran incidencia el tema agroindustrial, por lo que el factor climático ya se convirtió en “clave” a esta altura.

Vamos a terminar con un chiste de otra categoría clásica.

Un estudio contable necesitaba contratar un abogado, de modo que puso un aviso solicitando las condiciones de su búsqueda. Entre ellas, requería una honestidad absoluta del letrado.

En la primera entrevista, el titular del estudio le dice al aspirante:

-Muy bien, usted reúne casi la totalidad de los requisitos, pero, como habrá visto en el aviso, nosotros exigimos que la honestidad en el desempeño de sus funciones sea total. ¿Cómo puede usted demostrar eso?

-Mire -responde el joven abogado-, tan honesto es mi proceder que, con mi primer juicio, le devolví a mi padre todo el dinero que él había invertido en mi educación, desde la escuela primaria hasta la universidad, centavo tras centavo.

-¡Sorprendente! ¿Y qué juicio era ese?

-El que me hizo mi padre, me demandó por ese dinero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario