Sesenta años tras su desaparición, Marilyn Monroe sigue inquietando

Espectáculos

La elección de Ana de Armas para el protagónico de “Blonde”, que presentará Netflix en Venecia, fue criticada por su inocultable “acento cubano”.

Sesenta años después de la muerte de Marilyn Monroe, que se cumplen exactamente hoy, su figura aún sigue siendo objeto de polémicas. Sus herederos han salido en defensa de Ana de Armas, que la interpreta en el drama de Andrew Dominik y Netflix “Blonde”., cuyo estreno oficial tendrá lugar a fines de este mes en el Festival de Venecia antes de que la plataforma la suba el 28 de septiembre con la insólita calificación de NC17, en virtud de su alto voltaje erótico. Un trailer oficial de la película se estrenó en Internet el 28 de julio último y, según Variety, dejó a muchos espectadores indignados por la elección de De Armas, ya que su acento no coincidía con el famoso tono jadeante de Monroe. La película no fue autorizada por los derechohabitentes de Monroe, pero el grupo apoya la elección de De Armas.

“Marilyn Monroe es un ícono de Hollywood y de la cultura pop que trasciende las generaciones y la historia”, dijo Marc Rosen, presidente de Authentic Brands Group (ABG), propietaria del patrimonio de Marilyn Monroe. “Cualquier actor que se meta en ese papel sabe que tiene unos zapatos muy grandes que llenar. Basándonos en el trailer, parece que Ana de Armas fue una gran elección de casting, ya que captó el glamour, la humanidad y la vulnerabilidad de Marilyn. Deseamos ver la película en su totalidad”. De Armas declaró anteriormente a “The Times of London” que pasó casi un año trabajando en su acento de Monroe para “Blonde” antes de que comenzara el rodaje. Y añadió: “Me llevó nueve meses de coaching dialectal para conseguir el acento correcto. Fue una gran tortura, muy agotadora. Mi cerebro estaba licuado”.

“Blonde” está basada en la novela de Joyce Carol Oates que imagina la vida de la estrella de “Los caballeros las prefieren rubias” desde su infancia como Norma Jeane Morteson hasta su ascenso al estrellato. El reparto incluye a Bobby Cannavale, Adrien Brody, Julianne Nicholson, Xavier Samuel y Evan Williams. La mayoría de las quejas sobre la elección de De Armas señalaban que mantenía su acento cubano, que no es como sonaba Monroe. De Armas dijo a Vanity Fair en 2020 que la decisión de Dominik de contratar a un actor cubano para interpretar a un icono estadounidense fue “innovadora”. “Solo tuve que audicionar para Marilyn una vez y Andrew me eligió, pero tuve que audicionar para todos los demás”, agregó. “Los productores. La gente del dinero. Siempre hay personas a las que tengo que convencer. Pero sabía que podía hacerlo. Interpretar a Marilyn fue algo nuevo. Una cubana interpretando a Marilyn Monroe. Lo deseaba tanto. Ves esa famosa foto de ella, la ves sonriendo, pero sabes que eso es apenas un disfraz de lo que ocurría en su cerebro en ese momento”.eso es sólo una porción de lo que realmente estaba pasando en ese momento”.

Hace 60 años, su cuerpo sin vida fue hallado en su casa de Brentwood, Los Ángeles, por sobredosis de pastillas, según dictaminó la autopsia oficial, aun cuando al día hoy no dejan de sobrevolar teorías conspirativas sobre su muerte, que incluyen a los hermanos John y Robert Kennedy y el sindicalista Jimmy Hoffa, entre otros. Nacida en Los Ángeles en 1926 con una madre con alteraciones mentales, abandonada en un orfanato, abusada desde pequeña, Marilyn falleció a los 36 años en la cúspide del estrellato. Antes fue trabajadora fabril y modelo de almanaques. A su ingreso en el cine pasó por diversas producciones en papeles menores, algunos de los cuales no la registraron en sus créditos, hasta que en 1950 tomó parte de “Mientras la ciudad duerme” (The Asphalt Jungle), un policial negro de John Huston. Ese film fue el puntapié inicial de una carrera que finalizó muy pronto, con dos decenas de películas que la tuvieron como protagonista y un final abrupto y trágico.

Entre sus grandes papeles se cuentan el de “Almas perdidas”, de Otto Preminger, con Robert Mitchum, y “Nunca fui santa”, de Joshua Logan.

El gran momento le llegó en 1955 cuando Billy Wilder la convocó para “La comezón del séptimo año”, y cuatro años después con “Una Eva y dos Adanes”, junto con Tony Curtis y Jack Lemmon. En el medio hizo “El príncipe y la corista” con Laurence Olivier, y “La adorable pecadora”, con Yves Montand. Su último trabajo fue “Los inadaptados”, de su descubridor Huston, con Clark Gable y Montgomery Clift.

A esa altura había tomado clases con Lee Strasberg y se había convertido al judaísmo para casarse con el dramaturgo Arthur Miller, con quien estuvo en pareja cinco años hasta el divorcio en 1961. Antes había sido la esposa de James Dougherty, entre los 16 y los 20 años, y del beisbolista Joe DiMaggio (1954-1955).

Su personalidad la llevó a los más altos círculos políticos, en especial junto al clan Kennedy, tal vez el principio de su catastrófico fin en la soledad de una habitación, acompañada por un tubo de barbitúricos.

El 5 de agosto de 1962, comenzó para ella una segunda vida en la que fue retratada por Andy Warhol con imágenes reproducidas en remeras, afiches y dormitorios, y se reveló icono gay y protagonista de historias literarias, películas, series y hasta una obra de teatro, “Después de la caída”, escrita por Arthur Miller.

Temas

Dejá tu comentario