Opiniones

Subir el Impuesto a los Bienes Personales mejora la recaudación, la inversión y el crecimiento económico

Alberto Fernández reactivó el debate sobre este impuesto, que fue reformado por el blanqueo de 2017. Los últimos datos sugieren que la recaudación de este impuesto es realmente baja, apenas un 0,1% del producto en el año 2018.

El candidato presidencial Alberto Fernández se refirió a la posibilidad de realizar modificaciones al Impuesto a los Bienes Personales para disminuir el déficit fiscal. “Una característica que tiene la Argentina es que ejerce mucha presión sobre las sociedades y muy baja presión sobre las personas físicas”, dijo Fernández.

Asimismo, el candidato afirmó que su objetivo es “no poner más presión sobre los que ya pagan sino para sumar a otros y aliviar presión sobre los que ya pagan”.

El Impuesto a los Bienes Personales, conocido en otros países como impuesto a la riqueza, tiene la ventaja de ser marcadamente progresivo. Sin embargo, es aplicado hoy en día en pocos países debido a la facilidad con que es evadido por los más ricos, que a la vez son los más fuertemente gravados. Ello se evidencia en las estadísticas de tributación y distribución de la riqueza en varios países alrededor del mundo, presentadas por el economista.

Solo 10% de la riqueza de los argentinos fue alcanzada por Bienes Personales

El economista francés Thomas Piketty en su obra “El capital en el siglo XXI”, que muestran una tendencia al aumento de la desigualdad en los últimos 50 años. Más recientemente, su colega Gabriel Zucman muestra datos que confirman que la presión tributaria sobre los más ricos en los Estados Unidos es la más baja de la historia, siendo menor a la de los demás sectores sociales, incluyendo los más pobres. El mismo autor afirma que el 8% del patrimonio mundial está alojado en países de nula tributación, donde los ricos esconden su riqueza de los fiscos nacionales.

En el caso de la Argentina, los últimos datos sugieren que la recaudación de este impuesto es realmente baja, apenas un 0,1% del producto en el año 2018. Esto implica que como máximo un 10% de la riqueza de los argentinos fue alcanzada por el tributo, incluso bajo supuestos muy conservadores, tales como asumir que sólo se aplica la alícuota mínima de 0,25%, considerar que la riqueza nacional es de sólo 4 años de producto bruto interno.

Como bien señaló Daniel Artana en un artículo reciente, a estos valores debe sumarse lo recaudado por las provincias en impuestos a ciertos patrimonios, como los automotores o los inmuebles, que sumarían 0,3% y 0,4% del PBI respectivamente, es decir 7 veces más que por Bienes Personales.

Estos datos se ven nítidamente afectados por las iniciativas que el presidente Mauricio Macri impulsó durante su gestión respecto de este tributo. En el contexto del blanqueo de 2017, otorgó tres años de exención a todos los contribuyentes que hubieran declarado sus bienes hasta el momento, premiándolos como “contribuyentes cumplidores”.

Por otra parte, Cambiemos propuso una rebaja de las alícuotas del impuesto, de un máximo de 1,25% vigente anteriormente, al actual 0,75%. Si bien inicialmente Macri buscó bajar la alícuota a 0,25%, debió resignar esta idea como una de las condicionalidades del Acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en 2018.

Lo que puede concluirse de los datos anteriores es que la riqueza alcanzada por impuestos a la riqueza en la Argentina es, en mayor medida, aquella en poder de los sectores de ingresos medios y bajos. Por una parte, los automotores, que son una adquisición típica de los sectores medios, están doblemente gravados por el impuesto nacional y otro provincial o municipal. Los inmuebles urbanos, en tanto, también sufren gravamen por partida doble. En el otro extremo, buena parte del patrimonio de los más ricos tiene una tributación baja o nula.

Es el caso de los inmuebles rurales, que por problemas de valuación fiscal suelen pagar bajos impuestos a nivel provincial, y también la situación de la riqueza oculta en paraísos fiscales, que lógicamente no está alcanzada por ningún tributo.

Actualizar el Impuesto a los Bienes Personales para aumentar la recaudación y la inversión

En el contexto actual de necesidad de recursos por parte del Estado Nacional, se impone discutir cambios en la estructura impositiva de forma de aumentar la recaudación tributaria y al mismo tiempo incentivar la inversión productiva que permita dejar atrás la actual recesión. Ello implica aumentar la presión tributaria de los impuestos a la riqueza, y progresivamente disminuirla en los impuestos al consumo, y a aquellos bienes afectados a procesos productivos.

El Estado Nacional tiene la posibilidad de aumentar la recaudación de Bienes Personales, no solamente restituyendo las alícuotas a los valores anteriores a 2018, sino también anulando exenciones a determinados bienes, como los inmuebles rurales, o revisando la metodología de valuación de ciertos activos, como los inmuebles urbanos, que en algunos casos se valúan con montos irrisorios.

Por último, el Impuesto a los Bienes Personales necesariamente debe ser una herramienta para fomentar la inversión productiva de la riqueza en la Argentina. Según estimaciones de AFIP, la riqueza de los argentinos no declarada en el extranjero supera los u$s400.000 millones. Un mayor control del ente recaudador podría acrecentar la base sobre la que actualmente se tributan los impuestos a la riqueza.

Al mismo tiempo, una reformulación tributaria, a través de alícuotas diferenciadas, podría incentivar a los tenedores de esta riqueza a repatriarla, lo que permitiría generar un rebote económico que dé la necesaria sustentabilidad al perfil de endeudamiento del Estado.

En conclusión, el impuesto a la riqueza es a nivel mundial el impuesto progresivo por excelencia, que permite gravar con más fuerza a aquellas personas con mayor capacidad de pago. Sin embargo, en la Argentina tanto la evasión fiscal como las distorsiones en la estructura impositiva hacen que el peso tributario acabe recayendo sobre los sectores de ingreso medio y bajo.

El próximo gobierno debe plantear cambios al Impuesto a los Bienes Personales no solamente pensando en un aumento de la recaudación, sino en aumentar la inversión para retomar un sendero de crecimiento económico.

* Economista de Atenea Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional, docente de Economía Política de la Universidad Nacional de Lanús.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario