Ambito Nacional

Un impuesto al teatro atizó la tensión entre Vidal y Arroyo

La gobernadora le envió una dura carta en la que le pide que se abstenga de cobrar una tasa por el uso del espacio de los carteles y marquesinas de los espectáculos que se ofrecen en Mar del Plata.

María Eugenia Vidal y el intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo (Cambiemos) profundizaron el cortocircuito que vienen protagonizando hace varios meses por los problemas de gestión que afectan al principal balneario de la costa atlántica bonaerense.

La tensión se agravó por la decisión del jefe comunal de aplicar una tasa en concepto de publicidad y propaganda a los teatros locales, que generó el rechazo inmediato de distintos productores .

La preocupación de la gobernadora por el impacto de la medida en un rubro sensible para la economía de verano derivó en la redacción de una carta en la que le pide a Arroyo que “se abstenga” de cobrar ese tributo.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para expresarle mi preocupación por la situación generada a partir de la modificación de la Ordenanza Fiscal Impositiva vigente, que deja sin efecto la exención a los teatros de la ciudad de Mar del Plata del pago de la Tasa por Publicidad y Propaganda”, le escribió Vidal.

La gobernadora consideró que “la mencionada modificación normativa atenta contra el buen funcionamiento turístico y económico de la ciudad”, y que su implementación “a mitad de la temporada afecta la promoción de la industria del espectáculo y genera incertidumbre” en el sector.

Por esa razón, solicitó a Arroyo que “se abstenga de implementar medidas que atenten contra el normal desarrollo de la actividad teatral y arbitre los medios para mantener la situación tributaria que el sector teatral ha tenido históricamente”.

El texto destaca el “profundo trabajo intersectorial” realizado por el Gobierno provincial de cara a la temporada, “buscando generar nuevos puestos de trabajo y fomentando la actividad turística y cultural”.

En ese sentido, la mandataria provincial aseguró además que “la industria teatral cumple un lugar central en el desarrollo económico de la ciudad, es una significativa fuente de empleo de manera directa y de forma indirecta sobre muchos otros vinculados”.

La municipalidad había comunicado el martes a las salas de teatro que deberían abonar este concepto, lo que despertó críticas por parte de productores teatrales.

La medida y su rechazo tienen como antecedente otro proyecto del gobierno de Arroyo, en este caso en el inicio de la temporada 2018, que buscaba dejar sin efecto las exenciones vigentes para el pago de tasas como la de Servicios Urbanos, por Habilitación de Comercios e Industrias y por Publicidad y Propaganda.

Tras el rechazo masivo expresado en aquella oportunidad por empresarios y referentes del sector, y también por la propia gobernadora, el Gobierno marplatense dio marcha atrás con la iniciativa.

“A ese esquema vamos a llegar más por temor, por dificultades, que por otra cosa”, agregó.

Ayer, durante una recorrida por La Matanza junto a la primera dama, Juliana Awada, la gobernadora evitó referirse a la tensión con el intendente marplatense, aunque confirmó la recepción de la carta.

Vidal y Awada visitaron a los trabajadores del barrio Puerta de Hierro, que crearon una marca de calzados denominada PDH.

Se reunieron con los zapateros Oscar Moyano, Marcelo Martínez y el aparador, Roberto Bobadilla, con quienes dialogaron sobre el emprendimiento que lleva la marca Puerta de Hierro, cuya denominación refiere al mítico barrio de Madrid donde el expresidente Juan Domingo Perón vivió durante los 13 años de su exilio.

El espacio en donde trabajan los zapateros es alquilado y solventado a partir de las ventas de la marca que emplea a 20 aparadores, un cortador y un armador, que realizan sus trabajos desde sus hogares dentro del barrio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario