lunes 12.11.2018
Información General
León Gieco y Fito Paéz estuvieron entre los invitados
viernes 21 de Mayo de 2010

El Bicentenario comenzó con un homenaje al rock nacional

Belén Papa Orfano
Belén Papa Orfano
El espectáculo terminó con el himno al rock nacional, la Balsa, interpretado por todos los artistas que pasaron por el escenario y la incorporación de Fito Paéz.

El espectáculo terminó con el himno al rock nacional, la Balsa, interpretado por todos los artistas que pasaron por el escenario y la incorporación de Fito Paéz.

Los festejos del Bicentenario ya se empezaron a vivir en la Ciudad con la inauguración del Paseo del Bicentenario que encabezó la Presidente Cristina Fernández de Kirchner y el homenaje al rock nacional a cargo del siempre vigente Lito Nebia y artistas de la talla de Miguel Cantilo, Antonio Birabent, Silvina Garré, León Gieco y Fito Páez, entre otros.

Desde temprano la gente pudo disfrutar de la primera de las cuatro jornadas de espectáculos, degustación de comidas típicas y bailes que ofrecen los stands de las 24 provincias y los países limítrofes. Emoción, felicidad y decepción fueron algunos de los sentimientos que expresaron quienes estuvieron allí.

"Siento mucha emoción, el doble al ver que todo esto lo haya organizado mi Presidenta", destacó Alicia, una docente de 60 años al ser consultada por ámbito.com. Para la orgullosa kirchnerista, los festejos preparados para conmemorar los 200 años de la Revolución de Mayo "es una movida espectacular, una cosa maravillosa que jamás imaginé poder verlo".

De fondo sonaban los primeros acordes de "Viento dile a la lluvia" en la voz del padre del rock nacional. Eran las 20 y el homenaje recién comenzaba. Cual maestro de ceremonia fue recibiendo uno a uno a sus invitados para entonar con ellos clásicos del cancionero popular.

El primer turno fue para Gonzalo Aloras, antiguo músico de Fito Paéz y productor musical, quien cantó "Yo no quiero volverme tan loco" de Serú Giran. Luego le tocó al ex baterista de Almendra Rodolfo García y a Miguel Cantilo, quien minutos antes de subirse al escenario había sido recordado con la interpretación de Nebia de "Yo vivo en una ciudad". El ex Pedro y Pablo fue el encargado de inmortalizar a Luis Alberto Spinetta.

Pero las voces de la gente no eran todas de emoción y felicitaciones. Karina, una abogada de 37 años que asistió a la inauguración al salir de su trabajo reconoció que el Bicentenario le genera sentimientos encontrados. "Podemos hacer muchas cosas y no hacemos nada. No aprendemos de la historia y volvemos a repetir siempre los mismos errores", afirmó en diálogo con ámbito.com. Por su parte, David, un cocinero de 32 años se quejó de "200 años de instituciones corruptas, de gobiernos que vaciaron un país y multinacionales que se llevaron todo".

La noche seguía y era el turno de Antonio Birabent en el escenario. El aplauso estalló entre los miles de personas que disfrutaban del espectáculo cuando envió un cariño a Gustavo Cerati. Al hijo de Moris le tocó homenajear nada más y nada menos que a su padre. La velada continuó con interpretaciones de Emilio del Guercio, Silvina Garré y Ricardo Sulé. A su cargo estuvieron "Plegaria para un niño dormido", "Sólo se trata de vivir" y "Presente".

"Esto lo merecíamos todos los argentinos, lástima que no pueden estar todos. Es una cosa que nos uniría a todos", dijo emocionado Guillermo, un jubilado de 82 años que no se perdió de los festejos.

El último amigo que Nebia invitó al escenario fue al gran León Gieco. El espectáculo terminó con el himno al rock nacional, la Balsa, interpretado por todos los artistas que pasaron por el escenario y la incorporación de Fito Paéz. El rosarino tendrá a su cargo el martes 25 el cierre de los festejos con su concierto "Dale Alegría a mi Corazón".

9 comentarios