miércoles 23.5.2018
Información General
Por Carlos Pagura.-
martes 24 de Abril de 2018

De Alejandría al 2018. La Biblioteca Nacional presentó su nuevo proyecto digital

Carlos Pagura
Carlos Pagura
De izq. a der.: Eduardo Arias (Sistemas BN), Diego Bekerman, Elsa Barber (subdirectora BN), Alberto Manguel.

De izq. a der.: Eduardo Arias (Sistemas BN), Diego Bekerman, Elsa Barber (subdirectora BN), Alberto Manguel.

Innovar, conectar, democratizar. En esos preceptos se basó el director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel, para presentar el nuevo proyecto digital que apunta a hacer más accesibles los más de 1.000.000 de libros, 55.000 títulos de diarios y revistas, 35.000 fotos, 12.000 mapas y otros documentos históricos que residen en la institución fundada en 1810.

El plan viene de la mano de una donación de la empresa Microsoft, que constará de ocho productos y plataformas operativas para acelerar la digitalización y los servicios de consulta del público, brindar nuevas herramientas de trabajo para investigadores y articular una nueva estructura en Internet (por un valor cercano a los u$s 2 millones). Si hasta ahora la biblioteca se manejaba con programas de software libre, la apuesta es intentar el salto a productos mucho más sofisticados.

"Es la institución cultural más importante de la Argentina, es la memoria del país y también la evidencia, porque aquí están los documentos para diferenciar entre la mentira y la verdad. Desde la de Alejandría, toda biblioteca depende de la tecnología que permite aceptar un texto. Las tablas de arcilla, los rollos de papiro, los pedazos de pergaminos, luego los manuscritos en papel y los códex impresos: todas fueron las diferentes tecnologías que la biblioteca tuvo para poner a disposición la memoria y la evidencia. En el siglo XXI es esta, no sabemos cuál será en los años a venir. Por eso tenemos la obligación de valernos de estas tecnologías", resumió Manguel.

Para el gerente general de Microsoft Argentina, Diego Bekerman, el rol de la firma pasa por "empoderar a la biblioteca, a los que trabajan en ella y a quienes la visitan, ya que podrán acceder a más conocimientos y compartir las prácticas con otras bibliotecas del país y del mundo. Estamos poniendo la innovación y la 'nube' para acelerar y democratizar el acceso al conocimiento".

La idea es similar a la aplicada en otros museos e instituciones culturales de todo el mundo y se estima que, luego de un período de capacitación de un par de semanas, las nuevas plataformas y servidores comenzarán a estar operativas y podrán reflejar las innovaciones en dos o tres meses.

La tecnología impactará en la capacidad de almacenamiento del material. Esto significa que aunque no necesariamente se multiplicarán la cantidad de volúmenes de la biblioteca digitalizados, se reforzará el "músculo" que debe soportar tamaño peso de información. Manguel hizo un equivalente "a los tiempos medievales en los que los copistas hacían las copias y la biblioteca las almacenaban. Microsoft nos brinda esa biblioteca, en este caso virtual". Los robustos anaqueles donde contener los libros mutan en los tiempos modernos en servidores Windows, paquetes de Office, plataforma de correo electrónico y herramientas de seguridad.

El otro eje es la comunicación con otras instituciones, que las autoridades definen como "la gran asignatura pendiente desde hace muchos años".

Sobre el final, Manguel agradeció "a todos los trabajadores que durante décadas trabajaron como pudieron, con un gran esfuerzo personal, incluso llevando el material a su casa porque la tecnología de la biblioteca no funcionaba". "Esperamos", concluyó, "que con estas herramientas será todo más eficaz y a partir de ahora trabajaremos mejor. Por eso es un sueño realizado".

1 comentarios