viernes 16.11.2018
Información General
PERMITIRÁ CAPACITAR PROFESIONALES
jueves 8 de Noviembre de 2018

Abren el centro de simulación médica más grande de Argentina

Cuenta con maniquíes que simulan reacciones humanas para realizar capacitaciones y prácticas sin la presencia de pacientes reales, entre más elementos de alta tecnología.
SIMULADOR. El nuevo centro de simulación se desarrolló para recibir
médicos de la Provincia de Buenos Aires, del resto del país y también de la
región.

SIMULADOR. El nuevo centro de simulación se desarrolló para recibir médicos de la Provincia de Buenos Aires, del resto del país y también de la región.

Con el objetivo de favorecer el entrenamiento de los profesionales de la salud en un ambiente seguro para ellos y para los pacientes, hoy a las 11 se inaugurará en la ciudad de La Plata el centro de simulación médica con mayor tecnología y envergadura del país.

Las instalaciones permitirán realizar simulaciones de intervenciones en prácticamente todas las especialidades, excepto anestesiología. Está pensado para todo el personal de salud, incluidas las áreas de enfermería, de Latinoamérica.

También se empleará para capacitar a personas de otras profesiones, como veterinarios y equipos de actuación ante situaciones de crisis, catástrofes y emergencias, como bomberos o Defensa Civil.

El centro, que funciona bajo el nombre "Inspire" pertenece a la Fundación de la Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires (Femeba), entidad gremial que nuclea a los médicos de esa provincia, enmarcados en 111 entidades primarias del sector.

"El objetivo es formar parte de programas de formación que ya existen en sociedades científicas, universidades, hospitales, por ejemplo, y darles el valor agregado de la simulación", puntualiza el director de Inspire, el cirujano Juan Ignacio Cobián.

En ese sentido, la institución rubricó convenios con la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Sociedad Platense de Anestesiología (SPA), la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de la Provincia de Buenos Aires (SOGBA) y la Universidad Francisco de Vitoria, de España.

La oferta de capacitaciones va desde cursos básicos de reanimación cardiopulmonar (RCP) o comunicación en situaciones de crisis, hasta perfeccionamiento en casos de alta complejidad con simuladores de pacientes.

Para eso, se utilizan maniquíes en tamaño real, adultos o pediátricos, que poseen parámetros fisiológicos similares a los humanos. A partir de un software específico, esos parámetros se controlan a distancia para crear escenarios diferentes de trabajo.

La obra

Las instalaciones conforman el mayor salto en la historia de Femeba. Se trata de un edificio de 9 plantas de alto (de las cuales 5 cuentan con equipamiento y el resto está disponible para ampliaciones potenciales), más un auditorio para 150 personas en el subsuelo.

Posee dos salas de simulación virtual donde se realizan prácticas como cirugías laparoscópicas (una técnica que evita las intervenciones abiertas gracias a la realización de pequeñas incisiones por las que se introducen instrumentos para ese fin), endoscopías, ecografías y ultrasonografías, entre otros aspectos.

Además, cuenta con cuatro salas de simulación clínica avanzada -configuradas como quirófanos con salas de control donde quienes guían las capacitaciones -llamados "facilitadores"- monitorean y encaminan las prácticas con maniquíes capaces de reaccionar de manera realista.

Esa área está destinada a la adquisición de habilidades técnicas, a la mejora continua de los conocimientos que ya se tienen y al ejercicio de las denominadas "habilidades blandas", que incluyen comunicación, trabajo en equipo, liderazgo y soporte mutuo.

En el laboratorio de cirugía se llevan a cabo prácticas microquirúrgicas con microscopios. Por otra parte, se dispone de un "laboratorio creativo" para moldear e imprimir, en tres dimensiones, accesorios para las prácticas como partes de huesos, vasos sanguíneos y demás.

También se dispone de diversas aulas y salas de análisis, ya que el aprendizaje, la aprehensión y la construcción de los conocimientos se completan en una instancia siguiente a las prácticas, llamada "Debriefing". Se trata de un análisis reflexivo en donde se analizan lo actuado y los errores cometidos en las simulaciones.

Un problema silenciado

Los centros de simulación clínica responden a indicadores de calidad de formación médica y fortalece las herramientas para actuar de manera correcta y rápida al enfrentar la realidad.

Mientras que en la Argentina no existen datos acerca del número de eventos adversos (así se denominan los acontecimientos que producen un daño a los pacientes y están relacionados con los procesos de asistencia y no con las enfermedades subyacentes), en otros países las estadísticas son contundentes.

Por ejemplo, en los Estados Unidos el error médico es la tercera causa de muerte, después de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. El costo económico en ese país por muertes prevenibles se calcula en 19 mil millones de dólares anuales, mientras que el uso de la infraestructura equivale a un millón de días extras en hospitalizaciones: "En medicina, los errores son no forzados, no intencionados y evitables pero cuando suceden nadie los quiere contar, ver o escuchar", admite Cobián.

Eso tiene varios motivos: el auto castigo, la mirada de los colegas, la condena social y los riesgos legales, que causan temor en los profesionales y las instituciones a la hora de registrarlos.

La región

Inspirado en los simuladores de vuelo usados por los pilotos de aviones, el primer simulador computarizado de paciente para uso medicinal, denominado SimOne, fue creado por Stephen Abrahamson y George Miller. Ellos demostraron, en 1969, que el dominio de las habilidades de intubación endotraqueal en residentes se aceleraba mediante el uso de ese simulador. El mismo fue utilizado por más de mil médicos antes de ser discontinuado, en 1975.

"Lo importante de la simulación es aprender de los errores", explica el director del instituto platense.

El nuevo centro de simulación médica se suma a otros que ya existen en el país, como los del Hospital Garraham, la Facultad de Medicina de la UNLP, el Hospital El Cruce de Florencio Varela o, incluso, un centro perteneciente a un laboratorio privado.

Para alojar a asistentes de distintos lugares del país y la región, está en construcción un hotel con 50 habitaciones contiguo al centro de simulación médica. Sus instalaciones también servirán para albergar al público en general. Con la inauguración, se completa un triángulo en simulación médica de última generación en el Cono sur, donde también se destacan el centro del Hospital Israelita Albert Einstein de San Pablo y numerosos institutos pequeños de alta tecnología en Santiago de Chile.

Por Daniel Jatimliansky

0 comentarios