Soja: qué hacer para que el estrés no se lleve quintales del lote

Agronegocios

En una campaña en la que se prevé déficit hídrico, hay quienes piensan en el uso de productos con los que se pueden potenciar el rendimiento y ganar más quintales de soja por hectárea. Cuando una persona o un animal percibe una situación de peligro en este sentido, emite un indicador bioquímico, un señalizador de un proceso de estrés: la adrenalina, que le permite moverse o reaccionar rápidamente para evitar el peligro. En las plantas sucede algo similar: la hormona que se dispara ante condiciones desfavorables para el desarrollo se denomina etileno y afecta de manera sensible los rendimientos.

“Lo que produce es que se acelere el proceso metabólico del cultivo con el fin de producir una descendencia viable que le permita reproducirse y subsistir, pero esto no es favorable para el sistema productivo. Que una planta acelere su senescencia y termine dejando solo algunas semillas por hectárea es inviable”, explica el Ing. Agr. Agustín Calderoni, coordinador técnico general de Stoller para Argentina y Uruguay.

Por eso, la propuesta de Stoller en un año en que se prevé que habrá condiciones acentuadas de estrés hídrico, es el uso de dos productos que, aplicados a tiempo, pueden lograr un plus de rendimiento de hasta 12 quintales por hectárea en el caso de la soja.

Según Calderoni, el primero es Bio-Forge, una fórmula patentada por la compañía que es un potente bloqueador de etileno y además es capaz de controlar la liberación de agentes reactivos de oxígeno, que afectan la energía de la planta aumentando la capacidad de recuperación y la eficiencia en producción y fijación de estructuras reproductivas (según su etapa fenológica). “La planta es un individuo diseñado para transformar la energía lumínica en química, acumularla y metabolizarla en hidratos de carbono, aceite, proteínas, azúcares, fibra. Pero cuando vive situaciones de estrés debe recurrir a esa energía reservada, produciendo una cadena de ruptura de moléculas que libera los agentes reactivos de oxígeno originando en consecuencia la aceleración del envejecimiento. Con Bio-Forge también puede controlarse ese proceso”, describe Calderoni.

El otro producto que recomienda la compañía es Stimulate, un biorregulador que contiene hormonas de crecimiento ideales para sobrellevar situaciones de estrés. “Si tenemos mucho etileno que acelera el envejecimiento, la forma de balancear la planta es incrementar las hormonas de crecimiento”, resume el Ingeniero. En rigor, a la hora de pensar los tratamientos, también compara la situación de las plantas con la de los seres humanos. “Si uno empieza con síntomas, no hay que esperar a estar deshidratado para avisar al médico. Para los cultivos es similar, llegar a último momento con una aplicación de rescate, es caro y los resultados no son tan visibles. Al rendimiento se lo construye, a la planta hay que mantenerla siempre activa, viva; no esperar a último momento”, menciona Calderoni.

Temas

Dejá tu comentario