Alto nivel en los premios del VIII Salón de Grabado Petruschansky

Espectáculos

Fueron otorgados en el marco de AEBA, la Asociación Estímulo de Bellas Artes, una institución fundada en el país en 1876.

AEBA (Asociación Estímulo de Bellas Artes) fue fundada el 23 de octubre de 1876. Es una entidad que ha sobrepasado los 140 años al servicio de la cultura del país en sus diversas manifestaciones relacionadas con las artes visuales. Entre sus propósitos figura el de defender los intereses de los artistas plásticos, mantener un salón permanente de exposiciones, talleres y salas de estudios para sus asociados o alumnos matriculados.

Ha sido madre de todas las instituciones vinculadas con la especialidad, y de ella nacieron la Academia, el Museo Nacional, el Salón Nacional y los organismos similares del interior de la República. En AEBA sentaron sus bases artistas de la talla de Eduardo Sívori, Angel Della Valle, Eduardo Schiaffino, Lucio Correa Morales, maestros fundacionales.

La actual y emblemática sede de Maipú y Córdoba fue construída con recursos propios en 1937. A través de sus talleres , sus exposiciones-homenaje y divulgación, su colaboración con entidades afines y gracias a su personal docente, está salvaguardada la misión de no perder su identidad. De allí que sería necesario el aporte más eficaz de algún mecenazgo y de la comunidad para que sus salas vuelvan a ostentar el esplendor que las caracterizaba.

En este marco se realiza el VIII Salón de Grabado Zulema Petruschansky, la gran artista plástica y grabadora argentina fallecida en 2014, a cuya convocatoria se presentaron más de 80 postulantes.

Con la coordinación del destacado grabador y promotor de esta disciplina, Néstor Goyanes, el jurado compuesto por Susana Rodríguez, artista de gran trayectoria que acaba de exponer en la feria Frieze de Londres, especialmente seleccionada; el Ingeniero Norman Demarco y la autora de estas líneas, miembro de AACA (Asociación Argentina de Críticos de Arte) otorgó el Primer Premio Adquisición a Paula Hacker.

Licenciada en psicología, artista visual especializada en Arte Terapia, recientemente seleccionada para el Premio Alberto J. Trabucco otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes, Hacker envió para el Premio Petruchansky una obra perteneciente a la serie “Corpórea” (2022). Técnica mixta, collage, impresión digital, hoja de papel de libro antiguo, tinta, acrílico y nylon, recubierta por una caja de acrílico.

Pandemia

En su relato acerca de esta obra, Hacker se refiere a esta época incierta y tensa iniciada en 2020, lo que significa encontrarse con el propio cuerpo y su fragilidad con la esperanza de que de la oscuridad algo surja. Obra osada, fruto de su permanente investigación, aporta una nueva mirada sobre una disciplina tan rigurosa.

El Segundo Premio (Adquisición) le fue conferido a Elsa Dommarco por una obra de la serie “Diálogos”, litografía intervenida con diferentes medios, lápiz negro, distintas microfibras. Los seres representados a través de sus cabezas en distintas posiciones en la que la imagen juega con grises , una combinación de excelentes matices.

Las Menciones fueron para Marcela Llarín, xilografía y gofrado, una imagen no convencional; Cristina Neumann por su obra “Metamorfosis” realizada en dos técnicas: fondo monocopia de grabado, la imagen interior realizada en aguafuerte con el agregado de collage; Melisa Scisciani por “Un recuerdo azul”, litografía sin agua, litografía poliéster y chine collé. Una obra que se caracteriza por sus recortes, un relato gráfico sobre el recuerdo de un paisaje. Las tres menciones revelan un gran conocimiento técnico.

Dejá tu comentario