Aislamiento político agrava crisis profundiza caos fueguino

Ambito Nacional

Tierra del Fuego - En medio de la grave crisis económica y política que atraviesa la provincia, el ministro de Educación Jorge Rabassa renunció a su cargo «por razones de salud» en pleno conflicto con el gremio docente y será reemplazado por su seguidor en la cartera. A esto se sumó ayer un dictamen de la Fiscalía de Estado que determinó que las Letras de Tesorería entregadas a proveedores y contratistas del Estado en 2007 y 2008 no son válidas, lo que obliga al Ejecutivo a reconocer las deudas acreditadas.
El panorama se torna cada vez más sombrío para la gobernadora arista Fabiana Ríos, quien ya sufrió la tercera dimisión en el gabinete en su corta gestión, con constantes y radicalizados reclamos de los gremios. Al respecto, algunos analistas políticos esbozan como posible solución a la crisis fueguina que la mandataria tome una resolución similar a la del gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, quien realizó un alineamiento «institucional» con el gobierno nacional, sin involucrar a su partido (Movimiento Popular Neuquino). De esta manera, asumen que los gobernadores podrían cosechar mayor respaldo financiero nacional que les permita superar la crisis.
En tanto, Cristina de Kirchner encabezó ayer el acto de llamado a licitación de un gasoducto submarino en el estrecho de Magallanes, en la frontera con Chile, con el fin de ampliar la provisión del hidrocarburo. No obstante, a la ceremonia no concurrió Ríos, a pesar de que desde el sector petrolero calculan que en zonas de la plataforma marina de Tierra del Fuego hay reservas de gas con capacidad de producir 10 millones de metros cúbicos diarios, un evento significativo para la provincia.
Protestas
En este marco, el gobierno del ARI enfrenta desde hace semanas diversas medidas de protesta del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación fueguina, que incluyeron varios días de paro total de actividades en reclamo de una recomposición salarial. Los docentes piden 24% de aumento, acorde la resolución de la paritaria nacional, y el gobierno contraofertó con la propuesta de un incremento de suma fija.
El jueves de la semana pasada el gremio levantó el paro para discutir el tema en paritarias -que fueron televisadas en directo a toda la provincia- y el viernes, tras la conciliación dictada por la Secretaría de Trabajo -el ministerio continúa vacante desde la renuncia de Javier da Fonseca-, acordó una tregua de 5 días para continuar la discusión.
El fin de semana se conoció la renuncia de Rabassa, sumando más incertidumbre a la negociación. Antes manifestó en conferencia de prensa que la provincia cumplió en otorgar el salario mínimo nacional en 1.290 pesos y dijo que no pudieron llegar a 24% reclamado por la falta de fondos nacionales comprometidos.
El vicegobernador Carlos Bassanetti dijo ayer que en su lugar asumiría el actual subsecretario de Nivel Inicial y Primario, Darío Vargas.

Dejá tu comentario