Brizuela acerca plan para salir de crisis

Ambito Nacional

Catamarca - Sin medias tintas, el diputado nacional Genaro Collantes (del oficialista Frente Cívico y Social) reclamó ayer al gobierno de Cristina de Kirchner la urgente convocatoria a una mesa de diálogo con los dirigentes del campo para impedir un posible «quiebre social».
La advertencia incluyó críticas al ministro del Interior, Florencio Randazzo.
En esa línea, Collantes -virtual mano derecha del gobernador, el otrora radical K Eduardo Brizuela del Moral- además elevó al presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Eduardo Fellner, un proyecto para la creación de un Impuesto a las Ganancias Extraordinarias para distintas actividades económicas -entre ellas, la agropecuaria- y que, a diferencia de las polémicas retenciones, es coparticipable a las provincias.

 Inconstitucional

La iniciativa también contempla, para incomodidad de la Presidente, la derogación -por «inconstitucionales»- de las resoluciones que gestaron las retenciones móviles desde mediados de marzo pasado.
De esta forma, el mandatario catamarqueño dio otro paso más en su alejamiento oficial del kirchnerismo nacional, signado por las millonarias deudas que la Casa Rosada mantiene con el distrito y por los fuertes cortocircuitos estallados entre los ex socios electores dentro de la provincia, que por momentos incluso alcanzan ribetes de escándalo.
Así, los dirigentes del oficialismo de Catamarca vuelven a clamar por la necesidad de un diálogo e incluso elevan propuestas a Balcarce 50 para intentar domar el conflicto, como ya lo hizo, por caso, el díscolo socialista Hermes Binner (Santa Fe) y como lo haría este fin de semana el ultracrítico peronista Alberto Rodríguez Saá (San Luis).

 Aval

En rigor, en el caso catamarqueño, el proyecto de ley que promueve un nuevo impuesto fue aprobado en la Legislatura local con el apoyo tanto de sectores radicales como de peronistas (barrionuevistas y saadistas) y kirchneristas de la provincia.
En este delicado marco, Collantes enfatizó -vía la presentación de un proyecto de resolución ante el Congreso- que «la falta de diálogo entre el gobierno nacional y el sector agrícola ganadero de la Argentina» coloca al país «ante el umbral de un posible conflicto social que los argentinos no pretendemos».
«Las últimas medidas anunciadas por quienes salen a las rutas a manifestarse pacíficamente indican que la situación puede profundizarse, mientras que el gobierno decide romper con el diálogo», advirtió el diputado.
En esa línea, Collantes cuestionó recientes declaraciones de Randazzo, quien enfatizó que el gobierno nacional no negociará «en estas condiciones, dure lo que dure» la protesta.
Para el legislador nacional, en cambio, el gobierno nacional debe «dar un gesto para encontrar la solución a un trance que amenaza con profundizarse, llamando a una mesa de diálogo».

Dejá tu comentario