Kicillof se diferencia: docentes irán a las casas a revincular alumnos

Ambito Nacional

El Gobierno bonaerense busca retomar contacto con 279 mil estudiantes a través del programa ATR de contención domiciliaria, que contrasta con el plan de vinculación en escuelas que alienta CABA. Involucra a 11 mil maestros y podrían sumarse hasta 35.500 estudiantes superiores.

Axel Kicillof dio este miércoles un doble paso en el plano de la educación en tiempos de pandemia: se diferenció de la estrategia de CABA al lanzar “un verdadero ejército” de docentes para asistir a las viviendas y revincular a unos 279 mil estudiantes primarios y secundarios que se desconectaron de sus escuelas, y además elevó al Gobierno nacional un protocolo para el retorno parcial a clases presenciales en distritos con baja o nula circulación viral.

No funciona llevar a chicos a las escuelas o a las plazas en zonas de altas circulación del virus; no hay que exponer a los chicos a riesgo ni a contagios, hay que ir a buscar a los que perdieron la continuidad pedagógica y llevarles la escuela a sus casas”, aseguró Kicillof al lanzar el Programa de Acompañamiento a las Trayectorias y la Revinculación (ATR), en un acto del que participó el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, con su consiguiente respaldo.

“Los maestros y maestras van a recorrer casa por casa dos veces por semana, con protocolos estrictos de seguridad sanitaria, para ir al encuentro de los chicos y chicas que perdieron el vínculo educativo”, detalló el gobernador.

Kicillof se diferenció así de la estrategia del porteño Horacio Rodríguez Larreta, quien impulsa una revinculación de 6.500 alumnos con una asistencia acotada a las escuelas, con actividades en los patios en turnos de 2 horas y hasta 4 veces por semana, con un máximo de 10 personas por turno. Pero requiere el aval de Nación y este miércoles la ministra de Educación, Soledad Acuña, esperaba una respuesta, en el marco de una pulseada tensa.

La problemática de la continuidad educativa en el marco de una pandemia no se arregla con marketing o por la tele”, disparó el gobernador, en un acto del que participaron además la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

Según lo explicado, el ATR:

* es un dispositivo de visitas domiciliarias, planificado y orientado por los docentes a cargo de los cursos de cada estudiante;

* será llevado adelante por 11 mil docentes que participan del Programa de Incorporación Especial de Docentes y Auxiliares (PIEDAS) y por estudiantes de 3° y 4° año de los Institutos Superiores de Formación Docente (involucra potencialmente a unos 35.500), que podrán sumarse a través de una convocatoria abierta y recibirán formación para esa tarea e

* implicará visitas dos veces por semana a un grupo de seis estudiantes, por lo que percibirán una beca mensual de $ 8.000.

La ingeniería contempla una inversión provincial de $ 300 millones mensuales, que se suma a los recursos en el marco del PIEDAS, de $ 340 millones por mes.

Según el último relevamiento de la cartera educativa bonaerense, 9 de cada 10 estudiantes tuvieron continuidad pedagógica, pero del 8,3% restante, 6,7% la sostiene pero con “muy baja o nula devolución de las tareas propuestas”. Y con el 1,6% no se sostiene la comunicación cotidiana, por lo que se requiere de un acompañamiento como el que promueve el programa.

En paralelo, Kicillof dio un paso hacia el retorno a la presencialidad escolar, al elevar a Nación el protocolo bonaerense para un regreso escalonado a las escuelas en distritos en distritos en Fase 5 y, por ende, con baja o nula circulación viral, una instantánea que hoy excluye al Gran Buenos Aires.

Como en el caso de las provincias, el mix de medidas -en sintonía con el protocolo aprobado a nivel federal- deberá ser avalado primero por el Gobierno nacional.

La avanzada -dijo Kicillof- apunta a “seguir trabajando seriamente y buscando soluciones para que en los lugares de más baja circulación del virus se pueda pensar cómo volver a la presencialidad con mucha prudencia y escalonadamente, sin poner en riesgo ni a los estudiantes ni a los maestros y maestras”.

.Pulseada

En paralelo, Trotta se reunió este miércoles con el Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, y con la Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, para "acelerar" la entrega de netbooks en la Ciudad de Buenos Aires.

En un nuevo capítulo de la pulseada entre ambas jurisdicciones frente al intento porteño de avanzar en algún grado de presencialidad escolar, desde el Palacio Sarmiento señalaron que la cita apuntó a “abordar las inconsistencias en la entrega de información solicitada al Gobierno” de Rodríguez Larreta para “poder distribuir las 6500 netbooks destinadas a la población de estudiantes que la cartera de Educación porteña manifestó que se encontraba con nulo o muy bajo contacto con la escuela”. Y resaltaron que ambos defensores “ratificaron su participación para contribuir en la resolución de la situación a partir de las computadoras y conectividad que puso a disposición la Nación el 3 de septiembre”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario