Chubut: Arcioni pierde poder y cambia gabinete para evitar colapso político

Ambito Nacional

Con el fin de poder generar los mayores consensos dentro de la fuerza política nombró a Andrés Meiszner para hacerse cargo de la Secretaría General del Gobierno. No se trata de un cambio al voleo.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, enfrenta nuevamente una fuerte embestida interna. Y con el fin de poder generar los mayores consensos dentro de la fuerza política nombró a Andrés Meiszner para hacerse cargo de la Secretaría General del Gobierno.

No se trata de un cambio al voleo. Justamente a través del flamante funcionario de esta área, el gobernador buscará achicar las diferencias con los máximos referentes del Chubut al Frente, el espacio político con el que llegó al poder hace un año y que hoy luce quebrado.

En diálogo con este medio, Meiszner afirmó que su rol será “consensuar los temas en los que tienen que tener participación los diputados y recomponer la relación con los intendentes que son sus referentes y que está bastante deteriorada”.

Los dos polos internos que, en realidad se convierten en tres, son los que representan el propio vicegobernador Ricardo Sastre y el intendente de Trelew, Adrián Maderna. A ellos se les suma, el intendente de Puerto Madryn, y hermano gemelo del segundo mandatario provincial, Gustavo Sastre.

Luego de una semana caldeada, los líderes autorizaron el quiebre interno del bloque de Chubut al Frente en Diputados pero llamaron “a no romper del todo”, según le manifestó una diputada a este diario, ya que “la situación de la Provincia no permite que podamos tomar una postura política de oposición”.

En lo concreto, los legisladores de Puerto Madryn y Trelew terminaron de confirmar su distanciamiento con el bloque oficialista para conformar un interbloque que, en principio, iba a contar con seis diputados (tres por ciudad), pero que con el correr de los días, y debido a diferencias ocasionadas con el gobernador, se confirmó que serán nueve.

El movimiento en la legislatura de Chubut deja al nuevo espacio como primera minoría seguido por el Frente de Todos con ocho diputados; mientras que el oficialismo solo cuenta con siete del riñón arcionista. Completa Juntos por el Cambio con tres.

“El gobernador ganó con 16 diputados y está claro que la relación se resintió”, asegura Meiszner. “Pero tenemos que tratar de tener una relación más madura. En 2023 Arcioni ya no podrá volver a presentarse y alguno de los referentes actuales seguro será gobernador. Lo importante ahora es dejar la Provincia de la mejor manera posible”.

Y ante la consulta de si este quiebre tiene una visión política de cara al 2023, el flamante Secretario General del Gobierno asegura que “posiblemente así sea. Y no está mal. Pero todos necesitan contar con una Provincia que funcione”.

Ayer iba a ser el primer día en que la Legislatura funcione con este nuevo escenario, sin embargo debido a un paro de parte de la Asociación Persona de Empleados Legislativos (APEL), quienes reclaman por el cobro de sus salarios, no pudo llevarse a cabo.

Sólo resta saber si Meiszner podrá cambiarle nuevamente el rumbo a la relación de Arcioni con Sastre y Maderna. De no lograrlo, está claro que el gobernador deberá afrontar lo que resta de su mandato en una posición más que compleja.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario