En línea con Nación, Kicillof extendió canje hasta el 19 de junio y abre puerta a mejorar oferta

Ambito Nacional

El plazo para sumarse a la propuesta elevada por el Gobierno bonaerense vencía este viernes. Se da en coordinación con la estrategia de Martín Guzmán, que prorrogó la renegociación nacional hasta el 12 de junio para avanzar en las conversaciones con los acreedores.

En sintonía con la estrategia del ministro de Economía nacional Martín Guzmán, el gobierno de Axel Kicillof extendió hasta el 19 de junio el plazo para sumarse a la propuesta de reestructuración de deuda bonaerense bajo legislación extranjera por u$s 7.148 millones, que expiraba este viernes.

Se trata de la tercera prórroga que aplica en el marco del canje propuesto el pasado 23 de abril, en pos de avanzar en las conversaciones con los acreedores.

Existe cierto margen para introducir cambios a la invitación y a su vez respetar el marco de sostenibilidad elaborado por la Provincia. En este sentido, hoy el esfuerzo está concentrado en la comunicación de buena fe con todos los actores para poder arribar a la mejor alternativa posible”, aseguró el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López.

Desde el ministerio remarcaron que “con esta nueva extensión, la Provincia continuará intensificando el diálogo con los inversores que aún no aceptaron la propuesta a fin de realizar una posterior enmienda”.

“De esta forma, en este período de tiempo adicional la Provincia espera lograr un entendimiento con sus acreedores a fin de encontrar una solución consensuada, donde el esfuerzo de ambas partes sea acorde a la situación de insostenibilidad de la deuda y emergencia social existentes hoy en la Provincia”, dijeron.

En el marco de una ingeniería coordinada con la administración de Alberto Fernández, Kicillof vuelve a seguir así los pasos de Guzmán, quien viene de prorrogar hasta el 12 de junio la reestructuración de la deuda nacional para profundizar las negociaciones con los bonistas.

La propuesta bonaerense original incluye un período de gracia de 3 años, una quita de intereses de 55% y de 7% de capital y una extensión de los plazos de vencimientos, con la mirada puesta en reducir en $ 5 mil millones la carga total de la deuda en el período 2020-2030.

La primera prórroga fue definida el 12 mayo, mientras que el 25 de mayo -horas antes de que expirara el plazo- el Gobierno bonaerense volvió a extender el proceso, por un período que vencía este viernes, para habilitar la continuidad de las negociaciones.

Desde el entorno de Kicillof insistieron en resaltar por esas horas que las conversaciones con los acreedores seguían, frente al hecho además de que Buenos Aires no cumplió en la semana del 11 de mayo con el pago de u$s 110 millones de un vencimiento, cuyo período de gracia expiró.

Esa decisión dejó a los acreedores en condiciones de denunciar el incumplimiento en tribunales internacionales, pero en el Gobierno bonaerense, sobre la cornisa del default, remarcan que ese pago forma parte de las conversaciones por la deuda a reestructurar.

A mediados de mayo, desde la cartera económica que comanda López habían instado a los acreedores que aún no aceptaron la oferta de reestructuración de deuda por u$s7.148 millones a que elevaran “una contrapropuesta que sea plausible de implementar en el marco de la grave situación que atraviesa la Provincia y de la sostenibilidad” definida.

Fue tras un duro comunicado dado a conocer horas antes por el grupo de bonistas Ah Hoc, que dice representar al 40% de las tenencias en juego en esta reestructuración, y que había salido a reclamar a la administración bonaerense que encarara “negociaciones sustantivas”, en pos de “alcanzar una solución consensuada y exitosa”, en medio de advertencias en torno a que el incumplimiento del pago de los u$s 110 millones “agravaría aún más la situación financiera de PBA y la incertidumbre económica”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario