Tras dramático informe UNESCO, evalúan hoy a estudiantes con las pruebas Aprender

Ambito Nacional

Se trata de las pruebas Aprender 2021, que se realizan en 23 mil escuelas de todo el país. El Gobierno busca corregir Presupuesto 2022. Desafío adicional: revincular a alumnos que salieron del sistema en pandemia.

El desempeño de los alumnos de la escuela primaria en Argentina cayó significativamente en Matemáticas, Ciencias Naturales y en Lectura -en esta última con menos fuerza-, y quedó debajo del promedio regional, según reveló el estudio que realizó, en su cuarta edición, la Unesco.

“Estos resultados nos preocupan porque los puntajes obtenidos por Argentina en casi todas las áreas evaluadas se ubican por debajo del promedio regional. Mientras que en las últimas pruebas realizadas por UNESCO en 2006 y 2013 los puntajes de nuestro país se ubicaban al mismo nivel o por encima de dicho promedio”, dijo en diálogo con la prensa el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk.

“El dato es dramático, y no habla del éxito de otros países, sino del fracaso de nosotros mismos”, agregó.

Las conclusiones del relevamiento fueron puestas a consideración de todas las provincias ayer en la reunión del Consejo Federal de Educación que encabezó el titular de la cartera educativa, y en la que también se analizó el impacto de las pruebas Aprender 2021 que se realizarán hoy con la participación de 23 mil escuelas y 770 mil estudiantes de sexto grado de nivel primario que tendrán que responder consignas de las áreas de Lengua y Matemática.

Será realizado por el Ministerio de Educación, a través de la Secretaría de Evaluación e Información Educativa, en el marco del Plan Nacional de Evaluación Educativa 2021-2022, aprobado por el Consejo Federal de Educación y por los equipos técnicos de evaluación de todas las provincias.

Este instrumento registra “una larga tradición” en Argentina que comenzó en 1993 con el Operativo Nacional de Evaluación. Desde entonces, aunque variando su nombre a lo largo de los años, permitió que el país “pueda tener información estadística, continuable y registrable”, reseñó el ministro.

En esta ocasión, se evaluará el “grado de dominio” que los estudiantes de nivel primario tienen sobre contenidos y capacidades cognitivas de las materias Lengua y Matemática.

En el primer caso, se indagará la capacidad de interpretar, extraer, reflexionar y evaluar un material compuesto por cuentos breves de autores consagrados y textos expositivos, como artículos de divulgación científica, detallaron las autoridades.

Mientras tanto, en Matemática se evaluará la resolución de problemas y contenidos vinculados a números y operaciones, geometría y medida y estadística y probabilidad.

La evaluación será acompañada por instrumentos de relevamiento de datos sociodemográficos de cada escuela y estudiante participante, para identificar “los distintos factores de naturaleza estructural y contextual que inciden en el aprendizaje”, indicó Educación.

Tanto el resultado del estudio de UNESCO como el de las pruebas Aprender plantean un importante desafío para la educación pospandemia. En ese sentido, el Gobierno trabaja para modificar la inversión en el sistema educativo prevista en el proyecto de Presupuesto 2022 que, inicialmente, contemplaba una reducción del 6,2% respecto a 2021.

“Estamos trabajando con los legisladores para corregir los errores y para que el porcentaje de la inversión esté por encima de la inflación”, aseguró el ministro Perczyk, quien a su vez mantiene conversaciones con su par de Economía, Martín Guzmán, en busca de readecuar las partidas originalmente trazadas por su antecesor, Nicolás Trotta.

En los últimos años, la inversión educativa tuvo sus altibajos. Sólo en 2015 se cumplió, por primera vez, con la Ley de Educación Nacional, que estipula un 6% del PBI. Mientras que en la gestión de Mauricio Macri la cifra cayó al 4,8% del PBI.

“El desempeño de los alumnos en la evaluación de la UNESCO está vinculado considerablemente al desfinanciamiento del sistema educativo durante el último gobierno”, subrayó Perczyk y precisó que durante ese período se registro “una caída del 50% en los salarios docentes, una baja del 20% en infraestructura educativa y uno 70,8% en educación política socio educativa”.

El otro gran desafío es la revinculación de los chicos que salieron del sistema educativo durante la pandemia. Se estima que en estos dos últimos años alrededor de 1,5 millones de alumnos se desvincularon de los estudios, cifra que a partir del regreso a la presencialidad comenzó a descender gracias al resultado del plan “Volvé a la Escuela” al que suscribieron todas las provincias. Por caso, la provincia de Buenos Aires, la de mayor matrícula a nivel país, refirió a principios de este mes que había logrado recuperar 57% de los alumnos.

Dejá tu comentario