Buenos Aires: municipios oficialistas no pudieron evitar interna y van a PASO real

Ambito Nacional

Tanto en Hurlingham como en José C. Paz, el Frente de Todos no alcanzó la unidad. Lo mismo sucedió en la oposición con Lanús y San Isidro.

El PJ bonaerense bajó línea hace menos de un mes y pidió no abrir internas donde el Frente de Todos sea gobierno. Sin embargo, el llamado a la unidad no se cumplió en buena parte del Conurbano y algunos intendentes bonaerenses deberán transitar el camino de la compulsa en su propio pago.

De esta manera, Juanchi Zabaleta y Mario Ishii tendrán que pasar por una elección previa para terminar de definir cómo será su armado local para las generales de noviembre. Y es que más allá de que los dos, de seguro se impondrán en sus duelos, tendrán que atravesar el trajín de una PASO que más organizar los llevará a medir su gestión.

“Esto no le sirve a nadie. Pero no nos dejaron otra opción. Si vos querés armar una lista sin tener en cuenta a aquellos que trabajan a diario y tienen un compromiso grande por la ciudad, no estás gobernando para los vecinos, lo estás haciendo para vos”, le asegura a este diario un integrante de una de las listas que se abrió en estos distritos. Y es que la compulsa pone en la balanza el poder de un intendente que fue elegido solo dos años atrás y lo deja expuesto a una pérdida de poder.

Ante esta situación, el jefe comunal de Hurlingham tomó la decisión de presentarse él mismo como primer candidato a concejal. Se trata de una candidatura testimonial que tiene como fin conseguir el mayor arrastre para ganar con comodidad y ceder el menor poder posible a los candidatos de la unidad entre La Cámpora y Nuevo Encuentro.

Algo parecido sucede con Fernando Gray en Esteban Echeverría. Pero lo suyo no es novedad. Se sabía que, desde que Máximo Kirchner salió a disputarle el poder por el PJ provincial (lo que provocó la reacción del alcalde peronista), las cosas no habían quedado bien. Y ahora, Gray tomó una drástica decisión.

Alternativa

Pese a que no tendrá interna, el jefe comunal armó una lista sin acordar con nadie con una representación del 100 por ciento. Eso sí, fuera de su pago, al alcalde le soltaron la mano y no tendrá ninguna participación provincial ni nacional.

El peor escenario lo tiene Mario Ishii. Su situación de salud es delicada. Antes de su internación por una complicación en su cuadro de salud por una neumonía bilateral, el jefe comunal abogó por una lista de unidad. No se dio. Sobre todo porque no cedieron de la vereda de enfrente. Por lo menos para con él. Porque las tres posibles listas que buscaban ir en su contra, se unieron para enfrentarlo y ahora tendrá que atravesar una PASO.

Pero esta situación no solo se da en el peronismo. En Lanús y San Isidro, Juntos también deberá pasar por una definición local pese a ser oficialismo. El frente contra Posse era esperable. Tras su acuerdo con el PRO, el radicalismo de Manes saldrá a discutirle el poder local con Ramón Lanús. Mientras que en el territorio donde gobierna Néstor Grindetti el golpe será más simbólico. La intención de la UCR es incomodar al principal armador de Diego Santilli en la Provincia.

Dejá tu comentario