"Es imprescindible volver a las clases presenciales"

Ambito Nacional

En medio de la incertidumbre y la indefinición sobre una vuelta concreta a las clases en todos los niveles educativos, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) advirtió que el regreso a la escolaridad presencial es imprescindible para garantizar un acceso equitativo a la educación de todos los niños y adolescentes del país.

Para los especialistas, más allá del daño colateral y los efectos negativos ampliamente difundidos que acarrea la cuarentena por la pandemia, “el cierre de las escuelas debe reconocerse como un factor que marcó claramente disparidades sociales”.

“Muchos adolescentes son incapaces de completar su tarea escolar por falta de dispositivos o de conectividad, lo cual hace que los modelos de aprendizaje virtual resulten de difícil implementación, dando lugar a la aparición de una brecha tecnológica entre niños, niñas y adolescentes muy difícil de resolver. La vuelta a las escuelas en la modalidad presencial es imprescindible”, coincidieron los médicos nucleados en al SAP.

El posicionamiento de los pediatras se produce a días de la aprobación a nivel nacional de un “semáforo de riesgo epidemiológico” tendiente a organizar el regreso a la educación en los distintos niveles, dentro de las limitaciones que imponen los contagios de coronavirus covid-19.

“Esta pandemia vino a poner aún más en evidencia las inequidades de vastos sectores poblacionales, con déficit habitacional, falta de agua, luz precaria y sin conexión a redes de internet. Asimismo, en el aislamiento recrudecieron situaciones de violencia, maltrato familiar y abusos. La inasistencia escolar trae aparejado otros riesgos como el embarazo en la adolescencia y la explotación laboral y sexual”, afirmó el doctor Omar Tabacco, presidente de la SAP.

Para hacer frente a estas desigualdades y problemáticas sociales, desde la entidad de profesionales consideran que es necesario que las autoridades asignen recursos y diseñen estrategias dirigidas a garantizar un acceso equitativo a la educación para todos los niños y adolescentes del país.

Como recomendación, sugieren evaluar la realidad epidemiológica en cada caso aplicando indicadores para los establecimientos escolares que determinen el nivel de riesgo de transmisión del coronavirus que presenta esa escuela (alto, medio o bajo), lo que no significará que la escuela no pueda reabrir para reanudar las clases presenciales, sino que deberá considerar modelos de enseñanza alternativos. Por ejemplo, una combinación de clases presenciales y virtuales, también conocido como modelo de educación híbrido, o solo clases virtuales.

De manera similar, si una escuela cumple todos los indicadores principales y muchos de los indicadores secundarios, es igualmente posible que se registren uno o más casos de covid-19 entre los estudiantes, maestros, administradores y otros miembros del personal. Como resultado, estar dentro de la categoría de riesgo de transmisión “bajo” o “más bajo” no significa que la escuela deba relajar su acatamiento a las medidas de mitigación. “Los funcionarios deberán monitorear frecuentemente estos indicadores y ajustarlos según sea necesario”, recomiendan.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario