Gremios caotizan esta semana el interior con una ola de paros

Ambito Nacional

Las urgencias financieras en el interior del país siguen cosechando conflictos salariales con trabajadores estatales de distintos sectores, que se exacerban por la falta de diálogo entre las partes con paros interminables y movilizaciones: los Gobiernos provinciales no alcanzan a cubrir las demandas de incremento de haberes de docentes, judiciales y profesionales de la salud.

La huelga de los maestros neuquinos, que arrancó ayer y se extenderá hasta el viernes, es la contienda más cruda de la semana. Si bien aún no se equipara con la gravedad de la de Tierra del Fuego, donde los alumnos perdieron más de un mes de clases, Neuquén es hoy por hoy la provincia que tiene las aulas cerradas por desacuerdos salariales. Tras rechazar por «insuficiente» la oferta del mandatario Jorge Sapag, que incluía un aumento del 5 por ciento, los secretarios generales de la Asociación Trabajadores de la Educación de Neuquén decidieron endurecer la protesta a fin de reafirmar su reclamo de un incremento en sus haberes del 35%. En tanto, el gobernador insiste en la imposibilidad de atender esa demanda con los fondos de las arcas provinciales y aspira a conseguir una ayuda de parte de la Nación y así destrabar finalmente la contienda. En Tierra del Fuego, por caso, los maestros agrupados en el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina resolvieron el lunes por la noche levantar el paro y la carpa que habían instalado en la puerta de la residencia de la gobernadora Fabiana Ríos para intentar concretar una reunión con la administración arista.

San Luis y Misiones atraviesan similares situaciones: las huelgas se suspendieron y se empieza a dar lugar al diálogo, aunque los docentes se mantienen en alerta y podrían retomar las medidas de fuerza si no avanzan las negociaciones.

Por otra parte, la contienda con los judiciales de Mendoza, que paralizan el sector desde hace quince días -y las fiscalías, desde hace veinte-, es una de las que le quita el sueño al Gobierno de Celso Jaque. «De los 14 millones que iban a poner para mejorar la oferta, pusieron 5», aseveraron los representantes de los judiciales, mientras la contraofensiva no tardó en llegar de parte de la gobernación, desde donde anunciaron que se descontarán los días no trabajados.

Pero la judicial, si bien es la más complicada, no es la única puja por sueldos que agobia al mandatario cuyano: también los profesionales de la salud fortalecen sus reclamos y afirmaron no estar dispuestos a ceder posiciones.

Judiciales, trabajadores de la sanidad y docentes son, asimismo, los protagonistas de las peleas por aumentos de haberes no satisfechos por el gobernador Jorge Capitanich en Chaco.

El Sindicato de Empleados Judiciales de ese distrito anticipó que llevará adelante un paro el viernes con movilización, que abarcaría a todo el territorio provincial, y la presentación de la propuesta salarial de un 30%. En tanto, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) convocó para hoy a una nueva huelga de salud pública en todos los hospitales y centros sanitarios chaqueños, con las guardias mínimas garantizadas.

La provincia norteña completa el mapa de protestas con el aporte de los docentes, que ayer resolvieron iniciar un paro de 48 horas el jueves con el fin de poner en primer plano las demandas salariales que no fueron atendidas y el repudio por los descuentos realizados por días no trabajados.

En la otra punta del país, los trabajadores de la salud santacruceños sostienen huelgas desde hace una semana en hospitales y confirmaron otro paro de 72 horas. Las medidas fueron definidas por los dirigentes de ATE, luego de rechazar un aumento del 18 por ciento ofrecido por el Gobierno de Daniel Peralta.

La sanidad tucumana también está sumergida en una contienda salarial. Los Trabajadores Autoconvocados dicen que el Gobierno de José Alperovich no cumplió el compromiso de convocarlos para las paritarias y desde ayer suspendieron la atención en consultorios y las cirugías programadas. Sólo se garantizan las guardias y la cobertura de las emergencias, como ocurrió en el momento más duro de la puja del año pasado.

En paralelo, los médicos y trabajadores sanitarios de La Pampa levantaron el paro la semana pasada, tras lograr el compromiso del Gobierno de Oscar Jorge para reunirse y atender el reclamo de pasar el adicional de Salud del 5% actual al 40%. Sin embargo, si el acuerdo no llega, retomarían las medidas de fuerza.

Dejá tu comentario