Fin del mito: límite a la reelección indefinida complicaría más a JxC que al oficialismo bonaerense

Ambito Nacional

De no cambiarse o no aplicarse otra interpretación judicial a la actual ley, 95 de 135 intendentes bonaerenses no podrán renovar sus mandatos. Más de la mitad pertenecen a la oposición.

No se trata de un salto al vacío por anticipado. Ni siquiera una mención al paso. Buena parte de los intendentes bonaerenses comenzó a hacer su trabajo tanto a nivel nacional como en la Casa de Gobierno provincial con la firme intención de terminar con la ley que, en la actualidad, prohíbe los dos mandatos consecutivos. Y pese a que todavía restan tres años para la elección que determinará un nuevo período municipal, son varios los que movieron los hilos necesarios para instalar el tema teniendo en cuenta que las PASO de medio término del próximo 2021 serán la primera prueba para corroborar la vigencia de una normativa que fue votada en 2016 y que hoy, genera diferencias internas tanto en el oficialismo como en la oposición.

En concreto, los jefes comunales buscan saber si hay una posibilidad concreta de ir por una nueva ley que los vuelva a habilitar para continuar con otro mandato o si, por otro lado, alguien se inmola por la causa y recurre a la Justicia para intentar dar con la correcta interpretación de una ley que genera diversas opiniones en relación al momento de ser aplicada.

Con los casos en baja y el overol sanitario ya casi doblado y planchado, los intendentes quieren volver a ponerse el traje de gestión comunal de cara a lo que será el proceso eleccionario de 2021. Se sabe que es solo cuestión de días para que algún consejero escolar o concejal recurra a la Justicia con la venia de algún mandamás para intentar freezar la precisión de la ley. Y en esa línea, ya son muchos los que antes de dar un paso a la legislatura provincial o al Congreso buscan esclarecer los hechos.

Y es que en el juego del armado nacional y provincial de medio término suenan varios nombres de referentes municipales. Pese a que las elecciones ya empiezan a estar cerca, los intendentes peronistas del Conurbano prefieren no expresarse sobre este tema. “Yo no puedo dejar el distrito sin saber si voy a poder volver a presentarme. Para eso necesito una resolución concreta. Tranquilamente la ley puede terminar aplicándose para la legislatura y antes de 2023 ver si se puede cambiar en caso de que se sostenga la aplicación de 2015. Pero con este panorama, solo queda esperar que alguien dé el primer paso”, dicen un intendente del Frente de Todos de la tercera sección.

alejandro granados.jpg

Es que el peronismo está a la espera de que sea la oposición quien avance en la Justicia. Y los motivos, sobran. Primero, y principal, el massismo ya mostró su firme intención de mantener viva la ley. Y adelantaron que, en caso de que se intente presentar un proyecto para avalar la reelección indefinida, votarán en contra. Se trata del primer encontronazo público en terreno bonaerense desde la conformación del Frente de Todos. “Cuando se votó la ley, el Frente de Todos no existía como tal. Hoy Massa forma parte de un frente y tendría que escuchar las voces de todos porque ya no está solo”, asegura, en diálogo con Ámbito, el intendente de Pehuajó, Pablo Zurro. Y agrega que “se equivocaron al legislar para atrás. Pero además, se trata de una ley injusta. Habría que derogarla porque no se puede limitar la voz del pueblo. Hoy la gente tiene expectativas concretas y para eso están las PASO. Estamos en otra Argentina y ya no existe esa idea de barones”.

“Necesitamos llegar a un acuerdo. Dialogar y buscar consensos. No sería inteligente plantear una diferencia puntual antes de una elección”, sostiene un diputado peronista bonaerense.

En segunda medida, el peronismo (en su versión de kirchnerismo) busca despegarse del axioma que los relaciona con la perpetuidad en el cargo municipal. La vieja estampa de caciques. Saben que desde Juntos por el Cambio también hay una necesidad de aclarar los tantos. Y todavía más grande que la propia. De los 135 intendentes que hay en la Provincia, 95 no podrían ser reelectos. Lo que equivale a un 70 por ciento del total. Y, a diferencia de lo que se suele afirmar, en la actualidad, de esos 95 más de la mitad pertenecen a Juntos por el Cambio.

“La ley se aprobó y debe tener efecto. Pero será la Justicia la que resuelva. Para mí está claro que no se puede legislar para atrás”, asegura, en diálogo con este medio el intendente de General Viamonte, Franco Flexas. El referente radical, a su vez, aclara que no es una mirada de partido: “En este tema todos tenemos una mirada particular”.

De no poder modificarse la ley actual, en 2023 serán 51 los jefes comunales de la oposición que podrán ser reelegidos: en su gran mayoría de origen radical (el 60 por ciento). Mientras que solo serán 39 los representantes del Frente de Todos (34 del Frente para la Victoria y 5 massistas). Los cinco restantes, vecinalistas.

Dejá tu comentario