Mar del Plata apura excepción para reactivar economía en caída libre

Ambito Nacional

Oposición impulsa ordenanza que permita gestionar ante el Gobierno de la Provincia formas de eximir a los comercios y a determinados sectores productivos de las estrictas restricciones vigentes.

Mar del Plata atraviesa en la actualidad uno de los peores índices de su historia en materia de desempleo. Con un 26 por ciento, la ciudad duplica la media nacional y se ubica al tope entre los distritos con mayor falta de trabajo de todo el país.

Se trata de una situación preocupante que no sólo deja al descubierto las consecuencias de la pandemia sino que, además, arroja una serie de interrogantes en torno de la acción o inacción (según argumentan desde la oposición), del intendente Guillermo Montenegro, exponente de Juntos por el Cambio.

En concreto, Mar del Plata subió en un 150 por ciento sus indicadores de desocupación y pasó de 10,4 (durante la medición en el primer trimestre) a un 26 por ciento (en el segundo). De esta manera, la ciudad supera en el ranking a distritos como Ushuaia (22) y el Gran Santa Fe (20,3). En este marco, el distrito balneario fue confirmado este lunes por la Provincia en la etapa 3 del sistema de fases. Una situación que se desprende como consecuencia de los números que arroja: más de 14 mil contagios, 3.387 activos, 473 fallecidos y el segundo distritos con más cantidad de casos en los últimos tres días de toda la Provincia (detrás de La Matanza) con 562.

Con este contexto general, desde Acción Marplatense, la oposición vecinalista que responde al exintendente Gustavo Pulti, presentaron un proyecto de ordenanza de emergencia laboral para lograr “las gestiones políticas, judiciales y administrativas necesarias para que el intendente consiga que en Mar del Plata se pueda trabajar con las prevenciones del caso entendiendo que somos un distrito completamente distinto a los demás por un montón de características”, le dice a Ámbito, Horacio Taccone, presidente del bloque de Acción Marplatense en el Concejo Deliberante.

Pese a que Mar del Plata está en Fase 3 desde finales de agosto, muchos locales que no se encuentran habilitados para funcionar llevan adelante una “huelga a la japonesa” y abren sus comercios para poder mantenerse con vida bajo un contexto de crisis económica.

“Los comercios que no pueden, abren y está mal. Tenemos un Estado que no comprende y no está presente. Necesitamos que regule las actividades y que viaje a La Plata y golpee las puertas de la gobernación para que se pueda cambiar la situación”, dice Taccone. Y agrega, a modo de ejemplo, que “en mi casa golpean entre 5 ó 6 veces por día para pedirte un plato de comida. Esto no pasó nunca. Hay que ponerse los pantalones porque si no va a haber más enfermedad y más desocupación”.

En la misma línea, el concejal sostiene que “si hay ausencia de normas la gente sale y hace lo que quiere. Y eso es peligroso”. Y suma que “no podemos naturalizar semejante índice de desocupación. Hace tres días que escucho hablar de un audio en el que el intendente hizo referencia al gobernador. Lo importante está en otro lado. Con la pandemia sanitaria llegó la pandemia política. Y hoy se exponen diferencias entre el municipio y la Provincia que solamente suman desesperanza”.

En las últimas horas, el intendente debió salir a pedir disculpas públicas luego de que se diera a conocer un audio en el que acusaba a la gestión de Axel Kicillof de montar una “operación” para mostrar la supuesta saturación del sistema sanitario con el fin de dañar su imagen. “Tengo una calentura que vuelo, que nos tomen de pelotudos a los marplatenses no lo puedo creer. Esta operación es una berretada, es de cuarta. No lo puedo creer”, sostuvo.

Ayer, el ministro de Salud, Daniel Gollán, pidió a los intendentes “responsabilidad” y “compromiso” para bajar los contagios antes que la enfermedad se instale de manera comunitaria. Desde el oficialismo buscan lograr que la ciudad obtenga un tratamiento especial sin la necesidad de pasar por una situación como la forzada desde Tandil, quien se corrió del sistema de fases y ahora toma sus propias decisiones. Pese a que ambos ejecutivos aseguran que el diálogo es fluido la tensión es un hecho.

Dejá tu comentario