Martín Llaryora amplía el "cordobesismo" y suma a 10 intendentes de Juntos por el Cambio

Se trata de jefes comunales del interior de la provincia que fueron electos el año pasado. El gobernador profundiza la construcción transversal de Hacemos Unidos por Córdoba.

Martín Llaryora, junto a los intendentes que se suman al oficialismo de Córdoba.

Martín Llaryora, junto a los intendentes que se suman al oficialismo de Córdoba.

Se trata de una decena de dirigentes del interior al frente de administraciones locales que fueron elegidos el año pasado como representantes de JxC o por la lista 3 del radicalismo.

Específicamente son seis intendentes y cuatro titulares de comunas, que se impusieron en los últimos comicios. En la mayoría de los casos, enfrentaron a candidatos del peronismo provincial.

“Son intendentes que han interpretado nuestra propuesta de gestión, que es amplia y que no se fija en el color de partido político. Esta es una primera tanda, pero habrá más”, aseguraron desde el Centro Cívico, para confirmar el pase al oficialismo de los administradores locales.

Desde la campaña a gobernador de 2023, Llaryora se trazó como objetivo político hacer crecer lo que denomina el “partido cordobés”, una construcción política y electoral que incluye a dirigentes del radicalismo, del PRO y del vecinalismo y que tiene como columna vertebral al peronismo provincial.

Quiénes son los intendentes que se sumaron al oficialismo de Córdoba

Leopoldo Grumpstrup, intendente de Pilar, de origen radical, es uno de los que se incorporó a las filas del gobernador. Grumpstrup fue reelecto el año pasado en la localidad del departamento Río Segundo a la cabeza de la alianza Pilar Avanza.

Otro correligionario que dio el salto al oficialismo provincial es Emiliano Paredes, al frente de la Municipalidad de Tanti, en Punilla.

Lo propio hizo Lucas Lerda, intendente de la Sebastián Elcano, en Río Seco. Al igual que Germán Corazza, de Huerta Grande, que ganó los comicios en 2023 liderando la propuesta de Juntos por el Cambio.

La decena de flamantes incorporados la completan el intendente Francisco Iser, de General Roca; José Mecchia, de Sacanta; Luis Ludueña, de La Rinconada; Rodolfo Ganz, de Puesto de Castro; Diego Rojas, de Santa Elena, y Walter Ferreyra, de Las Rabonas. En todos estos casos se trata de intendentes y jefes comunales que ganaron sus elecciones como candidatos de Juntos por el Cambio.

P9 - Llaryora_opt.jpeg
Recorte. El gobernador electo de Córdoba, Martín Llaryora, juró ayer en su nuevo cargo y anticipó rebajas de sueldos para el Poder Ejecutivo, para sus ministros y también para funcionarios de la administración local.
Recorte. El gobernador electo de Córdoba, Martín Llaryora, juró ayer en su nuevo cargo y anticipó rebajas de sueldos para el Poder Ejecutivo, para sus ministros y también para funcionarios de la administración local.

El año pasado esa mirada frentista y de apertura tuvo como punta de lanza a la radical Myrian Prunotto como compañera de fórmula para la gobernación, y en la Capital a Javier Pretto –hasta el momento del pase presidente del PRO– como dupla de fórmula junto con Daniel Passerini. El gobernador había dicho que buscaría sumar dirigentes del interior a su proyecto. El pase de estos 10 jefes municipales va en esa línea.

Con una foto tomada en el Panal, a la que se sumaron los legisladores departamentales por San Justo, Gustavo Tevez; por San Alberto, Mariano Ceballos y por Río Seco Ramón Flores, Llaryora se mostró junto a los recién incorporados al oficialismo. “Nos acompañan porque están pensando en la gestión como nosotros. Están cansados de las peleas, quieren llevar soluciones a sus localidades”, resaltaron desde el Centro Cívico luego de una reunión.

La mayoría de estos jefes municipales adhirió a la nueva ley de Seguridad y firmó el “pacto educativo” que impulsa el mandatario provincial.

La apuesta por el interior cordobés

Desde que Llaryora ganó los comicios provinciales el año pasado busca engordar las filas del “partido cordobés” con especial atención por sumar dirigentes del interior provincial. Fue fuera de la Capital cordobesa donde el peronismo sufrió en las elecciones de 2023. De allí el esfuerzo por reforzar ese frente.

El ministro de Gobierno y ex vicegobernador, Manuel Calvo, es una pieza clave del armado que Llaryora buscará seguir ampliando. Calvo es por definición el funcionario encargado del relacionamiento con los intendentes. En su estructura trabaja también el radical Orlando Arduh, hoy secretario de Cooperación Institucional, quien fuera –junto con Prunotto– de los primeros dirigentes radicales que se sumaron al llaryorismo.

En el Centro Cívico destacan el trabajo de Calvo y la articulación con Prunotto y Arduh para sumar a este primer grupo de intendentes al oficialismo provincia

Dejá tu comentario

Te puede interesar