Provincias aprovechan viento de cola del canje de deuda nacional

Ambito Nacional

Ávidos de recursos frescos por las urgencias de caja, los gobernadores intentan aprovechar el viento de cola generado por la puesta en marcha del canje de deuda nacional y ponen ahora el pie en el acelerador para buscar financiamiento en el exterior, terreno hasta ahora vedado.

Aunque con matices según el caso, los mandatarios esperaban el lanzamiento del pasado jueves -concretado por el ministro de Economía, Amado Boudou- para activar la batalla en pos de fondos extra, ahora ya con el beneficio de la baja de tasas que traerá aparejada la iniciativa impulsada por Cristina de Kirchner, y que se mantendrá abierta un mes.

Por caso, en tierra bonaerense, el mandatario justicialista Daniel Scioli celebró el lanzamiento de la operación con especial énfasis, si se tiene en cuenta la necesidad de financiamiento 2010 por $ 10.700 millones que pesa sobre sus hombros.

Estrategia

Hasta el momento, la ingeniería llevada adelante por el ministro de Economía local, Alejandro Arlía, apuntó a gestionar recursos en el mercado local, con tasas del orden del 13 por ciento anual y plazos cortos.

Abierta la senda del canje nacional, ahora la cartera económica local «trabaja intensamente» para tomar fondos en el mercado externo, de la mano de la colocación de un bono por u$s 500 millones en el exterior (tiene autorización este año para hacerlo por hasta u$s 1.100 millones).

Hasta el momento no están definidos ni el colocador del título ni la tasa, pero según pudo saber este diario las precisiones se conocerían esta misma semana.

En esa línea, el ministro de la Producción bonaerense, Martín Ferré, pronosticó que el canje de deuda «generará una oleada de nuevas inversiones extranjeras para el país y la posibilidad de obtener créditos más accesibles».

«Uno de los pilares del desarrollo industrial en un país como el nuestro es el acceso al crédito por parte de las pymes, y el descenso de las tasas de interés va a posibilitar que cada vez más empresas pymes tengan allanado ese camino para realizar más inversiones», remarcó.

Por su parte, en Chubut, el gobernador justicialista crítico y presidenciable 2011 Mario Das Neves apura el lanzamiento del primer tramo -por u$s 150 millones- de un fideicomiso destinado a captar en total u$s 300 millones en el mercado nacional e internacional, con las regalías petroleras como garantía.

«El bono que se va a emitir será en dólares, a 10 años de plazo con un año y medio de gracia, y la tasa de interés va a estar alrededor del 7,75%», explicó semanas atrás su ministro de Hacienda, Víctor Cisterna. «Descontamos que vamos a tener éxito en el mercado nacional e internacional; va a ser colocado en EE.UU. e Inglaterra, va a cotizar en la Bolsa de Valores de Buenos Aires y en la de Luxemburgo», agregó.

Sin embargo, en este caso la carrera presidencial de Das Neves se coló en esa estrategia, al no destrabar aún el Banco Central un aval clave para que avance la operatoria.

Das Neves llevó esa preocupación a Cristina de Kirchner el pasado jueves en la Casa Rosada, en el marco del encuentro que la Presidente mantuvo con mandatarios opositores.

Ahora, los funcionarios chubutenses esperan que esta semana la entidad financiera que conduce Mercedes Marcó del Pont conceda esa vital autorización, necesaria para que los bancos nacionales puedan operar el bono.

«La próxima semana (por esta semana) tendría que estar esto tratado y arrancando la puesta en marcha del fideicomiso, con una presentación en la Bolsa de Valores y una presentación en la Bolsa de Valores de New York», sostuvo en las últimas horas Cisterna.

Según lo reseñado por el diario El Chubut, de mantenerse esos plazos la presentación del fideicomiso se concretaría en entre siete y diez días, tanto en Buenos Aires como en New York.

En sintonía, en Córdoba, el gobernador peronista Juan Schiaretti y su titular de Hacienda, Ángel Elettore, ponen las fichas -con la mirada también centrada en el exterior- en la emisión de la segunda serie de los Boncor 2017, en este caso por u$s 350 millones, con destino a pagar obra pública y con tasa aún no oficializada.

Se trata, en rigor, de sólo parte de un paquete de medidas de búsqueda de financiamiento que impulsa el Ejecutivo mediterráneo, y que incluye también, por caso, un bono de la Empresa Provincial de Energía y un préstamo del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil.

En cambio, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, decidió adelantarse al canje nacional y ya emitió días atrás su primer bono en el mercado internacional.

La colocación -realizada entre inversores institucionales de Europa y Estados Unidos- fue por u$s 475 millones, a 5 años, y la tasa quedó en el 12,5% anual.

Dejá tu comentario