Armonización: guiño de 11 provincias a retención única en tarjetas de crédito

Ambito Nacional

La avanzada se enmarca en la búsqueda de simplificación tributaria que alienta el Gobierno nacional. Apunta a unificar dispersión actual de 24 regímenes y es de adhesión voluntaria. El nuevo sistema de retención a cuenta de Ingresos Brutos será activado entre septiembre y octubre.

Con el telón de fondo del impulso a la armonización y simplificación tributaria que alienta el Gobierno nacional, al menos once provincias tienen previsto adherir hasta el momento al Sistema de Recaudación sobre Tarjetas de Crédito y Compra (SIRTAC), que será activado entre septiembre y octubre.

Este mes se reanudaron los encuentros en la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral para el debut del SIRTAC, que apunta a unificar, armonizar y coordinar la actual dispersión de 24 regímenes de retención del Impuesto a los Ingresos Brutos (cada uno con sus reglas y porcentajes) sobre las operaciones comerciales realizadas con tarjetas de crédito.

Según pudo saber Ambito, ya manifestaron que adherirán al sistema Córdoba, Río Negro, Santa Cruz, Neuquén, Tierra del Fuego, Mendoza, Catamarca, La Rioja, Salta, Chaco y Santiago del Estero.

Se trata de una iniciativa alentada por un grupo de provincias en el marco de la Comisión Arbitral, que cuenta con el apoyo de su titular, Agustín Domingo, lo mismo que el de su antecesor en el cargo, Roberto Arias, quien hoy lidera la Secretaría de Política Tributaria del Ministerio de Economía nacional.

El SIRTAC contempla una retención única de Ingresos Brutos sobre las operaciones con tarjetas de crédito, con una única alícuota, y estará disponible para todas las jurisdicciones que quieran adherir.

En la actualidad, los comercios que actúan en más de una provincia son alcanzados por retenciones de regímenes distintos de manera simultánea, lo que deriva en muchas ocasiones en el perjuicio financiero de los saldos a favor (por “pagos a cuenta” de mayor monto que el impuesto) y en complejidades administrativas para desplegar las declaraciones impositivas.

El sistema actual es muy poco empático con los contribuyentes, tanto con las tarjetas de crédito como con los comercios que venden con tarjeta de crédito, porque replica por 24 los regímenes de adelanto”, aseguró a este diario el ministro de Finanzas de Córdoba, Osvaldo Giordano.

En esa línea, remarcó que, “con el nuevo sistema, la tarjeta de crédito cobra un único anticipo de Ingresos Brutos y luego se distribuye a las provincias según la participación que cada una tenga en el comercio que sufrió la retención”.

Es mucho más lógico y simple, y es mucho mejor para las tarjetas y los comercios; y para las provincias, si bien en el corto plazo puede generar alguna pérdida financiera porque reduce las sobrerretenciones y los saldos a favor, en el mediano plazo ayuda porque alienta que más transacciones se hagan vía tarjeta, lo que garantiza cobrar y no como ocurre hoy, que al ser tan engorroso muchos comercios optan por vender de contado”, dijo el funcionario de Juan Schiaretti.

La provincia de Córdoba marcha a la cabeza de la avanzada en pos de la armonización y simplificación tributaria, en el marco de un país en el que conviven 165 impuestos nacionales, provinciales y municipales.

En el caso del SIRTAC, desde la cartera de Finanzas cordobesa destacan que entre las principales ventajas de ese esquema se encuentran, entre otros ejes:

  • La armonización normativa y de sistemas, centralizada en un solo ámbito -la Comisión Arbitral- y con representación de todas las provincias,
  • La simplificación administrativa (los comercios, las tarjetas y las provincias coordinarán acciones y centralizarán los flujos de información y recaudación) y
  • La reducción de la carga tributaria: los comercios dejarán de actuar con múltiples esquemas y evitarán el perjuicio financiero de los saldos a favor.

Las retenciones de Ingresos Brutos que operan en la actualidad -grafican desde despachos cordobeses- son detracciones que las tarjetas de crédito realizan a los comercios y transfieren a las provincias. Luego, el comercio declara las retenciones que le practicaron como un "pago a cuenta" del total del impuesto a ingresar en el mes. Por ejemplo, en una operación de $ 100 que se paga con tarjeta de crédito en un comercio de Córdoba, la tarjeta le transfiere al comercio $ 97 y $ 3 a Rentas. Cuando el comercio hace su declaración de Ingresos Brutos del mes, tendrá en consideración que ya adelantó $ 3 (vía la tarjeta de crédito) y, en caso de que la alícuota que tenga que pagar sea del 4%, le transferirá a Rentas el $ 1 restante para cumplir con su obligación tributaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario