Segunda ola: restricciones light buscan preservar la economía

Ambito Nacional

Se repite la estrategia: Nación sugiere, los gobernadores disponen. Mirada puesta en focos de trece provincias. Prohibiciones apuntan a nocturnidad y recreación. Se mantienen actividades productivas.

Las primeras espumas de la segunda ola de covid que ya se advierte en el país llevó al Gobierno nacional a posar el ojo sobre 45 localidades de trece distritos, donde el riesgo epidemiológico es mayor. En ese marco la Casa Rosada mantiene la estrategia que ha aplicado en toda la pandemia: Nación sugiere, las provincias disponen.

Así, el Gobierno de Alberto Fernández recomendó volver al sendero de las restricciones, que los mandatarios tomaron de forma dispar. Bajo el argumento de que la situación no permite volver a una cuarentena estricta (tanto a nivel económico como social), las prohibiciones que se van sumando apuntan a reducir la circulación nocturna y a las actividades recreativas y deportivas.

La producción y el comercio, al menos por ahora, permanecen intactos, al tiempo que los gobernadores vuelven a dejar la pelota del lado de la “responsabilidad” social e individual. También, como se ha mencionado en este medio, las administraciones provinciales evitarán pulsar el botón rojo hasta tanto pase Semana Santa, que asoma con un alto nivel de ocupación turística y genera un movimiento económico clave para una buena cantidad de departamentos.

La luz amarilla que lanzó la Casa Rosada enfoca distintas localidades de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, San Juan, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

Sin margen

El gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, reafirmó ayer lo que en rigor opinan todos sus pares: “No creo que haya margen para volver a cerrar actividades”, señaló.

Sondeos realizados a funcionarios económicos de provincias alertaban antes que si el parate de 2020 resquebrajó las cuentas, repetir la situación en este 2021 podría llevar a daños estructurales, quizás irreparables. En ese punto, Uñac, que no introdujo restricciones en la provincia, manifestó: “Queremos ser muy cuidadosos de los protocolos, pero sin generar alarma de cierre de ninguna actividad, porque no sé si queda margen para volver a hacer esto”. Y apeló a “la responsabilidad social” para evitar un retroceso en la fase de la cuarentena. En este punto, la frase se replicó en todas las provincias.

Asimismo, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, explicó que las medidas que se tomen a partir de ahora serán similares a las del verano, con “restricciones horarias, más focalizadas”.

El funcionario de Axel Kicillof indicó que se tratará de “preservar la cuestión productiva, comercial e industrial lo más posible, e incluso la presencialidad cuidada en las escuelas”, para lo que se requiere que la gente “cumpla las normas de cuidado”.

En la misma sintonía, el chaqueño Jorge Capitanich había mencionado que “una restricción de carácter general es impensable, pero sí es posible una restricción de carácter parcial con clasificación horaria o de zonas”. “Nos parece razonable tener una prohibición de circulación de nueve horas para poder controlar el territorio”, puntualizó.

Controles

Además del refuerzo en las zonas fronteras, trabajadas en tándem provincias-Nación para evitar que se propaguen las nuevas cepas (ya detectadas en el país pero a baja escala), los gobernadores apuntan a restringir la nocturnidad y lo recreativo. En esa línea, el riojano RicardoQuintela fue el más duro: por quince días, se impide la venta de alcohol los fines de semana, se suspenden eventos sociales como cena show y recitales y también se cancelan las actividades deportivas organizadas por privados. Tampoco se podrá circular de 1 a 6.

En el caso de Mendoza, la administración del radical Rodolfo Suarez emitió un comunicado en donde se definió que el plantel de empleados público continuará con el trabajo presencial (al igual que la mayor parte de las provincias) pero informó que se incrementarán los controles en las actividades al aire libre, que tienen un límite de 250 personas. “Ante la proximidad de Semana Santa, se recomienda practicar el turismo de forma responsable y extremar las medidas de higiene y distanciamiento social y no olvidar ninguna de las recomendaciones dispuestas por el Gobierno provincial”, afirmó el Gobierno de Mendoza.

Sobre ese punto, en La Rioja los contingentes mantendrán la modalidad burbuja y requerirán de test de antígenos al llegar a la provincia. San Juan pedirá reservas para ingresar a localidades turísticas, mientras que en La Pampa funcionarios de Sergio Ziliotto pidieron a los pampeanos “no salir de la provincia este fin de semana”. Los distritos, en general, reforzarán controles en los límites y apelarán a la responsabilidad de los viajeros.

En tanto, en Formosa Gildo Insfrán revirtió la lógica de clausuras y retomó las aperturas. En la provincia se habilitaron actividades deportivas y culturales que permanecían vedadas.

Dejá tu comentario