Para revertir score, Rodríguez Saá apela a puntanidad y batería económica

Ambito Nacional

También hubo anuncios de un megapaquete: aumentos de salarios y planes, créditos, exenciones impositivas y seguridad, entre otros.

Repetir la historia. Como en 2017, Alberto Rodríguez Saá busca dar vuelta el resultado de las PASO en San Luis tras la derrota del 12 de septiembre. Cuatro años atrás, el gobernador peronista había tenido en las Primarias un revés por 20 puntos de diferencia contra Cambiemos, liderado por Claudio Poggi. Y en las generales ganó por 10 en una contienda que definía los senadores nacionales.

Ahora, el puntano deberá revertir una ventaja no tan abultada como entonces. Son 9 puntos que en estas PASO lo separaron de la nueva fuerza de Poggi, Unidos por San Luis, sin la UCR. Así, con esa distancia en el tablero, Rodríguez Saá ya se puso en modo campaña y activó la doble estrategia para salir victorioso en los anteúltimos comicios de su gestión como gobernador, ya que en 2023 no podrá ser reelecto.

Las líneas de acción son, por un lado, un despegue de Nación, para afianzarse en la puntanidad, con críticas de la interna de la Casa Rosada y con una diferenciación expresa entre su gobierno y el nacional. Por otro, un megapaquete de reactivación económica que incluye aumentos de salarios y asignaciones, entregas de PC, inversión en seguridad, exenciones impositivas, créditos subsidiados y un largo etcétera.

“Presidente, en San Luis no somos kirchneristas, tampoco somos fernandistas… somos Fuerza San Luis”. El gobernador relataba así a sus colaboradores cómo había sido su participación en la cumbre de La Rioja del sábado, donde Alberto Fernández buscó el apoyo de los mandatarios del PJ.

“Hubo una onda nacional que no se puede dejar de ver. Si la oposición dice que ‘queremos ser Venezuela’, nosotros no; en San Luis, no”, prosiguió el mandatario, quien señaló que la provincia “muchas veces se ha diferenciado de la Argentina y se ha dicho que San Luis era otro país”. Una separación expresa en momentos donde la ola nacional arrasó al FdT, y donde varios gobernadores buscarán blindar su propia boleta en noviembre.

En el caso de Rodríguez Saá, tiene un camino más largo en esas lides: su relación con Cristina Kirchner no fue buena cuanto ésta era Presidenta, su sello no fue FdT e incluso el puntano fue el único gobernador que no avaló a Nación en su cruzada de la renegociación de la deuda. También buscó discutir la presidencia del PJ a Alberto, aunque finalmente no tuvo éxito.

“La situación económica es desesperante. Pero la situación nacional se agravó, y se lo dije al Presidente: ‘Lo que debió ser una reunión interna y privada, se abordó como si fuera una familia en un restaurante gritándose delante del público. Eso roza la investidura presidencial’”. Asimismo, señaló que los audios de Fernanda Vallejos siguieron ese derrotero, y que la carta de Cristina Kirchner “ultrajó la figura presidencial”. También cuestionó al Presidente: “Pensé que nos llamaban para aportar una salida a la crisis y nos encontramos con un hecho consumado”. “Me he quedado para hacer un desagravio a su investidura, que no se debe maltratar”, le habría dicho Rodríguez Saá a Fernández, según comentó el mandatario en una reunión esta semana.

Asimismo, además de la posición política provincialista (para seguir la huella de victorias de terceras vías de corte local, como en Río Negro, Neuquén o Santiago del Estero), el gobernador puntano realizó anuncios en materia económica y social.

La batería de medidas incluye: adelanto del tramo del aumento del 10% a estatales, recomposición salarial para categorías bajas, incremento en los montos de planes y asignaciones familiares, créditos para emprendimientos de hasta $1.000.000, exención impositiva para pequeños contribuyentes. También se entregarán 5.000 computadoras a alumnos de zonas vulnerables y se concretó la adquisición de 114 vehículos a la Policía y Bomberos.

Dejá tu comentario